EFEBarcelona

El día siguiente de que el secretario de Salud Pública de la Generalitat catalana, Josep Maria Argimon, anunciara 9.000 pruebas PCR en el Vallès, ya se han empezado a hacer este miércoles en Ripollet (Barcelona), en un puerta a puerta y comercio a comercio que ha contado con el apoyo del ayuntamiento de esta ciudad.

En total, en esta población se harán unos 2.000 test en los barrios de Can Tiana y el Pont Vell, que seguirán a partir de mañana jueves también en Terrassa (4.000 pruebas PCR) y Sabadell (3.000).

En estas dos últimas ciudades, los cribados masivos y voluntarios se concentrarán en dos carpas en cada una, cerca de barrios en los que ha aumentado significativamente el número de casos de coronavirus en las últimas semanas.

También en Ripollet se instalará una carpa en el parque Maria Regordosa, dirigida especialmente a las personas menores de 45 años, que tienen más actividad social y suelen tener síntomas leves de la enfermedad, según ha explicado en rueda de prensa este miércoles Núria Serra, directora ejecutiva del Sector Sanitario Vallès Occidental Est del Servicio Catalán de la Salud.

Con esta doble estrategia del puerta a puerta y la instalación de la carpa se quiere atajar la incidencia y la transmisión del virus en los dos barrios de Ripollet, aunque ahora parece que las cifras se contienen, pero "es necesario hacer una búsqueda de los casos asintomáticos", ha indicado Serra.

La semana del 26 de julio al 1 de agosto, Ripollet registró una R (de reproducción del virus) de 1,45, lo que significa que cada afectado puede infectar a casi 1,5 personas más, se confirmaron 24 casos y se hicieron 368 pruebas PCR.

El consistorio de Ripollet no sólo ha apoyado el cribado masivo de pruebas en su municipio, sino que el alcalde, José M. Osuna, se reunió la pasada semana con los responsables de los centros de Atención Primaria de la zona para conocer de primera mano la situación sobre el repunte de casos de la COVID-19 en su término, que está muy localizado en determinados bloques de vecinos.

También ha enviado cartas a bares y restaurantes para recordarles la necesidad del uso de mascarillas y de la distancia de seguridad, entre las medidas más elementales de protección, como limpieza y desinfección.

Por lo que se refiere a Barcelona ciudad, la situación epidemiológica ha mejorado, y la tasa de contagio se sitúa este miércoles en el 0,97 %, aunque el número de casos supera los 50 por cada 100.000 habitantes en casi todos los distritos.

No obstante, el número de casos de coronavirus confirmados por la prueba PCR continúa siendo alto, 1.557 en la semana entre el 26 de julio al 1 de agosto pasado, últimas cifras oficiales de las que se dispone en la página web del Departamento de Salud a nivel catalán.

Trece personas fallecieron esa semana en Barcelona debido al coronavirus y sus complicaciones, una cifra similar a anteriores semanas de julio.

En el ámbito empresarial, tras la suspensión de actividad de Arfon Fruits, de Aitona (Lleida), tras comprobar Salud que 19 personas positivas de COVID-19 seguían trabajando en esta empresa, la asociación Afrucat ha destacado la "total colaboración" entre sus empresas y Salud.

El director de Afrucat, Manel Simón, ha asegurado que Arfon Fruits no se encuentra entre sus miembros, tras denunciar ayer el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, que la empresa de Aitona no había colaborado como debería con las autoridades sanitarias, impidiendo incluso hacer pruebas a todos los trabajadores.