EFEAstaná

Más de un centenar de países participan en la Expo Astaná 2017 para mostrar al mundo sus ideas de energía limpia y sostenible. Entre ellos, muchas naciones hispanas aportan innovación y sentido común a este complejo problema.

"Debemos generar energía en base a nuestros recursos naturales para el bienestar de las generaciones futuras", dijo a Efe Martha Jaramillo, la representante de México en la Expo.

Los Estados latinoamericanos han hecho el viaje a ese país de Asia Central para presentar sus propuestas sobre un mejor aprovechamiento de las energías renovables.

También están presentes para destacar sus logros en la producción y el uso de las energías alternativas, un campo amplio y diversificado que depende de los recursos naturales de cada zona geográfica.

Honduras destaca por su gestión de la energía solar e hidráulica, tal y como ha explicado a Efe su representante en la Expo 2017, Alejandro Velásquez.

"Honduras ha comenzado a cambiar su matriz de energía a partir de 2010 y con una nueva ley que entró en vigor en 2014 precisamente para impulsar las energías renovables", dijo Velásquez.

"Actualmente tenemos las placas fotovoltaicas más grandes de América Latina, así como también tenemos una gran inversión en el sector hidroeléctrico", añadió.

Maray Rodríguez, asistente cubana en el evento, retrató a Cuba como seguidora del menor uso de energías contaminantes, una situación que, según ella, "siguen todos los países del mundo".

"Nuestra propuesta es mejorar el uso de la energía, que se reduzca el uso del combustible fósil y usar los tipos de energía que lleven al mejoramiento humano", dijo Rodríguez.

Por su parte, Chile apuesta por una energía limpia diversificada para aprovechar los recursos que le brinda su naturaleza.

"Nuestra propuesta como país es generar un contexto energético en el cual tengamos una matriz de energía diversificada, incluyendo nuestro gran potencial en energía solar y también en otros tipos de energías no convencionales, como la eólica, la geotérmica o la hidráulica", dijo el representante chileno en la Expo, Roberto González.

El estand de Paraguay muestra al público su experiencia con el sector hidroeléctrico, y ha anunciado la ampliación de la energía producida por este medio.

"Somos los mayores exportadores de energía hidroeléctrica del mundo y tenemos una política nacional energética para 2040 que implica la construcción de cinco nuevas presas", dijo a Efe el comisario paraguayo, Esteban Bedoya.

Los países latinoamericanos han celebrado su participación en la Expo Astaná 2017 con una actuación musical marcada por bailes regionales y ataviados con la vestimenta indígena de la región.

El evento, que ha contado con la participación de 115 países y 22 organizaciones internacionales, es considerado un hito en la presidencia del líder del país centroasiático, Nursultán Nazarbáyev.

La celebración internacional, bajo el lema "La energía del futuro", estará abierta al público hasta el 10 de septiembre por un precio que oscila entre los 11 y los 22 euros, dependiendo del día de la visita.

La Expo Astaná 2017 busca reflexionar sobre la importancia de avanzar hacia un sistema energético mundial basado cada vez más en las energías renovables, que ayuden a reducir las emisiones de CO2 y la dependencia del petróleo y aumenten la autonomía energética de las diferentes regiones y comunidades del mundo.