EFEMérida (México)

Líderes de opinión y activistas abogaron este viernes en la ciudad mexicana de Mérida por la protección de los trabajadores de los medios de comunicación, por sus derechos laborales y por consumir periodismo independiente.

Reunidos en la sesión plenaria la responsabilidad de los medios globales en la preservación de la paz en el segundo día de actividades de la XVII Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz, los participantes coincidieron en que la conjugación de esos puntos alentará una convivencia más y mejor informada y justa en el planeta.

El representante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Daniel Solana, definió a los medios informativos como un colectivo que necesita que sus derechos laborales sean una realidad.

"Eso significa el derecho a la asociación, la protección de sus derechos les permitan trabajar bien, para que seamos o sean flexibles, que sean creativos, adaptables a las necesidades", apuntó.

El representante de la entidad ganadora del Nobel de la Paz en 1969 se pronunció también a favor de gestionar que colectivos como los medios desarrollen su actividad en condiciones decentes y que gocen de condiciones de empleo decente.

La directora de las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, se refirió a la exigencia que debe haber para los Estados cumplan su obligación de proteger la libertad de expresión.

Por ello, pidió proteger a quienes se dedican al periodismo, así como a los trabajadores de los medios.

Al respecto, señaló que hay países como México, Guatemala, Colombia y Brasil que han creado mecanismos de protección a periodistas y personas defensoras de los derechos humanos, pero son mecanismos que son vistos desde una "lente militarista".

"O sea, hay un periodista que es amenazado, le ponen un policía que es muchas veces el perpetrador de la amenaza, de la persecución y hasta del asesinato de periodistas", dijo desde esta ciudad de México, uno de los países del mundo más peligrosos para el ejercicio del periodismo.

La protección debe ser integral, que privilegie desde los Estados un reconocimiento de la labor fundamental de los medios independientes añadió.

Además, instó a demandar un periodismo que sea crítico, que no sea "cómodo" a los gobiernos en turno, ni a los poderes económicos que terminan comprando la libertad de expresión y los derechos a la información.

La Nobel de la Paz en 1997, Jody Williams, pidió a empresas informativas trasnacionales como Twitter y Facebook asumir la responsabilidad de monitorear lo que difunden en cuanto a racismo, a odio, y a noticias falsas.

En una crítica directa al presidente de su país, Donald Trump, la activista pro derechos humanos estadounidense pidió dar un seguimiento y mantener un registro de estas noticias falsas, tal y como hacen ya algunos medios de prestigio como el The Washington Post.

Desde el 19 al 21 de septiembre se celebra en Mérida, en el suroriental estado de Yucatán, esta cumbre que reúne a 30 personas u organizaciones que obtuvieron el premio Nobel de la Paz.