EFEMijas (Málaga)

Especialistas de la Guardia Civil han analizado este jueves durante varias horas el coche del presunto atacante de dos mujeres a las que hirió de gravedad al arrojarles ácido este martes en Cártama (Málaga), entre ellas su exnovia.

El vehículo, un Volkswagen Golf gris, lo abandonó en la localidad malagueña de Mijas a última hora del miércoles cerca del cementerio musulmán tras una larga persecución policial y emprendió una huida a pie; desde entonces el hombre sigue siendo buscado por las fuerzas de seguridad.

El automóvil ha sido objeto de una minuciosa revisión durante la mañana por parte de los agentes en el cuartel del instituto armado situado en Mijas y tras el análisis ha sido trasladado en una grúa hasta un depósito de vehículos.

El presunto agresor, de 26 años, con numerosos antecedentes y una orden de alejamiento de otra mujer, lanzó desde el coche el ácido a su expareja -hospitalizada muy grave en Sevilla con quemaduras en el 45 por ciento del cuerpo- y a una amiga, ingresada grave en Málaga.

El vehículo es de gran potencia, y con él alcanzó en la huida una elevada velocidad superior a los 200 kilómetros por hora en algunos tramos durante la persecución, que se extendió a lo largo de unos 50 kilómetros desde la carretera A-45 y atravesó diferentes municipios de la Costa del Sol.

Tras saltarse un control policial en la autovía A-7 a la altura del municipio malagueño de Fuengirola y circular por el arcén de la carretera cerca de un centro comercial, salió de esa vía y se adentró en el núcleo de población de Las Lagunas; al llegar a la altura del cementerio musulmán dejó el coche para continuar su fuga a pie y acceder a un área boscosa, lo que dificultó su localización.

Se trata de una zona con numerosas viviendas desocupadas, con muchas urbanizaciones diseminadas y -según fuentes policiales consultadas por Efe- muy conocida por el presunto agresor (de origen melillense), ya que hasta hace algo más de un año residía en Las Lagunas junto a su hermano.