EFERoma

Los 180 migrantes rescatados en cuatro operaciones en el Mediterráneo, la primera el 25 de junio, fueron trasladados anoche en Sicilia a la embarcación italiana en la que desde hoy cumplirán dos semanas de cuarentena, como medida de prevención ante la emergencia del coronavirus.

"Después de un día de espera, 180 sobrevivientes acaban de desembarcar del Ocean Viking. Gracias a los muchos ciudadanos y asociaciones que nos han apoyado en los últimos días. Le pedimos a la UE que permita el desembarco inmediato de los migrantes del barco mercante Talia", escribió la ONG que gestiona el barco, SOS Méditerranée, en las redes sociales.

La organización se refiere a los 52 salvados el viernes por el mercante italiano Talia, que se encuentra desde entonces en el Mediterráneo, actualmente cerca de las aguas de Malta, a la espera de que algún país le autorice un puerto para atracar.

Los 180 migrantes del "Ocean Viking", entre ellos al menos 25 niños y una mujer embarazada, llegaron anoche al puerto de Porto Empedocle y fueron acompañados por las autoridades hasta la embarcación italiana "Moby Zazà", en la que permanecerán dos semanas aislados como medida de precaución ante la pandemia del coronavirus.

Los socorridos proceden de países como Bangladesh, Marruecos, Egipto y Túnez.

El "Moby Zazà" desembarcó el lunes en Sicilia a 169 migrantes que estaban a bordo guardando cuarentena y que habían sido rescatados el mes pasado por la ONG alemana Sea Watch.

Se quedaron a bordo otros treinta que dieron positivo a la COVID-19 y que estarán aisladas en cubierta, en una "zona roja", mientras que el resto del barco ha sido desinfectado para permitir la entrada de los 180 migrantes del "Ocean Viking" y evitar la propagación del virus.