EFEBerlín

Las protestas de los movimientos antivacunas derivaron este fin de semana en disturbios en algunos puntos de Alemania, mientras sigue al alza la incidencia acumulada y a la espera de que en unas semanas se alcance el pico en la ola de contagios vinculados a la variante ómicron.

En Leipzig, la policía tuvo que emplearse a fondo después de que un grupo de unas cincuenta personas irrumpiera a última hora del sábado en el recinto de la clínica universitaria de esa ciudad del este alemán.

Los disturbios se generaron al término de una marcha de varios centenares de personas contra las restricciones por la pandemia y contra los planes del gobierno alemán de implantar la vacunación obligatoria.

La manifestación discurrió sin incidentes, aunque no siempre se respetaron las medidas de higiene y distanciamiento establecidas.

Ya a última hora de la tarde se disgregó un grupo de unos cincuenta manifestantes, que tras romper el cordón policial irrumpieron en el recinto de la clínica universitaria, aunque fueron repelidos poco después por las fuerzas de seguridad.

En varios puntos de Alemania se registraron otras manifestaciones de protesta con varios centenares de personas y un total estimado de 4.500 participantes, según la televisión pública ARD.

La mayor concentración fue en Zwönitz, ciudad del "Land" de Sajonia, como Leipzig, donde según fuentes policiales marcharon unas 1.200 personas. También ahí se registraron algunos incidentes, aunque de menor relevancia.

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología reportó hoy un nuevo máximo de incidencia acumulada, con 1,156,8 casos en siete días y por 100.000 habitantes, lo que suma otro récord consecutivo, tras la marca de 1.127,7 de ayer. Hace una semana, la incidencia acumulada era de 806,8 casos.

Los mayores niveles siguen registrándose en Berlín y Hamburgo, con 1.848,1 y 1.891 casos por siete días y 100.000 habitantes, respectivamente.

La cifra de contagios verificados en las últimas 24 horas fue de 118.970, frente a los 85.440 de hace una semana.

El ministro de Sanidad, Karl Lauterbach, advirtió el pasado viernes de que el pico de contagios puede producirse en unas semanas, en que se estima pueden registrarse hasta 400.000 en 24 horas.