EFEMadrid

El hallazgo del cuerpo de la pequeña Olivia Gimeno, secuestrada por su padre junto a su hermana Anna en Tenerife, y el asesinato de la joven sevillana Rocío Caíz, presuntamente por su expareja, han conmocionado a toda España, que ha expresado en silencio su repulsa por los crímenes de las menores.

Multitud de personas han guardado este viernes en las calles minutos de silencio por las muertes de las dos menores, la pequeña Olivia, de seis años, y Rocío de 17; unos crímenes que han hecho saltar todas las alarmas de las violencia machista y vicaria, la que ejercen padres para causar el mayor daño a sus madres.