EFEMadrid

Las primeras horas del puente de la Constitución y la Inmaculada se caracterizan por las retenciones en las principales salidas de la Comunidad de Madrid por carretera y a medida que avanza la tarde se extienden a zonas próximas de las provincias de Toledo o Cuenca.

Los atascos se mantienen en la A-1, a su paso por el circuito del Jarama; la A-42, en Torrejón de la Calzada, la A-5, a la altura de Navalcarnero, o en la A-6 en Las Rozas, según informa la Dirección General de Tráfico.

Pero a medida que avanza la tarde los principales problemas se desplazan a zonas de Castilla-La Mancha como la A-5 en Valmojado, Maqueda o Quismondo; la A-4 en Madridejos y o la A-3 en Huete.

La circulación se ha complicado a media tarde en Irún en la AP-8 en sentido Francia, en Murcia en la A-7 en Librilla y Lorca en sentido Almería y en Granada en la A-92 en Baza y Moraleda hacia Antequera.

Durante las primeras horas de la operación los accidentes han agravado los problemas circulatorios, sobre todo en la AP-7 en Bétera, en Valencia, en sentido Barcelona, o en la salida de Sevilla por la A-49 en Benacazón.

Tráfico calcula que en el puente de la Constitución y la Inmaculada se produzcan ocho millones de desplazamientos en las carreteras, en unos días en los que los conductores deberán tener especial precaución en las zonas de montaña tras las recientes nevadas, y con el consumo de alcohol y drogas al volante porque habrá controles.

El dispositivo especial que Tráfico ha preparado con motivo del puente estará activo hasta la medianoche del próximo miércoles, 8 de diciembre para dar cobertura a todos estos desplazamientos, que afectarán de modo significativo a las carreteras hacia las zonas de montaña para la práctica de deportes de invierno, pero también a otras cuyo destino sean zonas turísticas de descanso y las de segunda residencia.

Este dispositivo cuenta, como es habitual, con la total disponibilidad de los agentes de Tráfico de la Guardia Civil y medios técnicos, como 780 radares fijos (92 de ellos de tramo) y 545 móviles de control de velocidad, además de los 13 helicópteros, 39 drones, 216 cámaras y 15 furgonetas camufladas para controlar el uso de móvil y del cinturón de seguridad.

Las previsiones de circulación contemplan que los mayores incrementos de circulación se producirán tanto la tarde del viernes, especialmente entre las 16:00 y las 22:00 horas, como la del miércoles 8, entre las 16:00 y las 23:00 horas.