EFEBilbao

Ocho varones de entre 15 y 38 años, a quienes la Ertzaintza encuadra en una banda juvenil violenta, han sido detenidos por su presunta implicación en la brutal paliza propinada el pasado domingo en la localidad de Amorebieta (Bizkaia) a un joven de 23 años, que quedó herido de "extrema gravedad" y continúa hospitalizado.

Los detenidos, todos con antecedentes policiales, han sido arrestados en los términos municipales vizcaínos de Erandio, Bilbao y Barakaldo.

En colaboración con la Policía local de Amorebieta, la Ertzaintza mantiene abierta la operación y trabaja en la identificación y localización del resto los autores de la paliza a este joven, vecino de Lemoa (Bizkaia).

Tras la agresión grupal, los autores le robaron sus pertenencias al joven y posteriormente difundieron imágenes de dicha acción delictiva en diferentes redes sociales, "creando una gran alarma social", según ha destacado el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

Según la Ertzaintza, los detenidos forman parte de un grupo de delincuentes organizado y las indagaciones realizadas han llevado a determinar su participación en otos robos con violencia perpetrados durante la noche de la agresión en la misma zona de Amorebieta, de los que fueron víctimas al menos otros cuatro jóvenes.

De los ocho detenidos, cinco son menores que ya han sido presentados en la Fiscalía, mientras que los otros tres serán puestos a disposición judicial en las próximas horas, cuando queden concluidas las correspondientes diligencias policiales, según ha precisado Seguridad en una nota.

Los detenidos pertenecen a una banda juvenil autodenominada Hermanos Koala, que no es nueva y que tiene su precedente en chavales de una generación anterior a los arrestados que "se manifestaban también violentamente y en grupo" y que ahora "emerge a través de una generación más joven", según ha explicado el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka.

Según la Ertzaintza, este grupo organizado se reunía de forma habitual en diferentes municipios de Bizkaia con la intención de "generar peleas y atemorizar al resto de jóvenes".

La víctima recibió la paliza a manos de un grupo de unos veinte individuos hacia las tres de la madrugada del domingo en la zona de los jardines de Jauregibarria de Amorebieta.

"Actuando de forma organizada", los agresores "acorralaron a la víctima, dejándole en una situación de total indefensión", y "abusando de su superioridad numérica" le comenzaron a golpear, "participando todos ellos de forma activa en la agresión", ha indicado Seguridad.

Los agresores, añade, llegaron a "utilizar objetos contundentes, como palos y botellas, hasta hacer que el agredido quedara tendido en el suelo en estado inconsciente, donde siguieron golpeándole con ensañamiento, para finalmente arrebatarle sus pertenencias y huir del lugar".

El joven, en estado de "extrema gravedad" a causa de los múltiples golpes recibidos, fue evacuado en ambulancia al Hospital de Cruces.

En este hospital ha sido visitado este jueves por su padre, quien, abatido, ha explicado a los medios a las puertas del centro que su hijo sigue "muy grave".

El padre ha explicado que el joven fue operado ayer: "Ahora esperamos", ha añadido. Según ha señalado, los médicos son optimistas.

En cuanto a las detenciones de esta "pandilla violenta", el consejero Erkoreka ha puntualizado en unas declaraciones esta mañana que uno de los arrestados se entregó y el resto han sido detenidos por la Policía. Ha detallado que alguno de los detenidos ha estado tutelado por la Diputación de Bizkaia en algún momento de su vida.

Erkoreka ha indicado que, a falta de que lo que determine la investigación, los arrestados podrían enfrentarse a una serie de delitos, entre ellos el de "intento frustrado de homicidio".

No obstante, ha precisado que se debe esperar a recoger los testimonios y más evidencias para contar con un "respaldo documental y testifical más sólido" que permita argumentar los delitos que puedan imputárseles a cada uno de ellos porque "no vale solo con un vídeo" para hacer este trabajo, ha dicho en relación con los que se han viralizado en redes sociales.

El Ayuntamiento de Amorebieta ha expresado su "repulsa" y ha recordado que, a pesar de este hecho violento, la localidad "es un municipio seguro", mientras que el Consistorio de Lemoa, de donde es vecino la víctima, ha convocado para esta tarde una concentración silenciosa en protesta por la agresión.