EFESídney (Australia)

Los incendios que arrasan el extremo septentrional de la Isla Sur de Nueva Zelanda se agravaron hoy y las llamas se acercan a la ciudad costera de Nelson, por lo que se están desalojando centenares de viviendas.

Las autoridades neozelandesas evacuaron hoy la localidad de Wakefield, a 25 kilómetros al suroeste de la ciudad de Nelson, por temor a que los vientos empujen las llamas hacia las viviendas.

Estas evacuaciones afectarán a unos 1.200 residentes, de acuerdo a la Defensa Civil de Nelson Tasman.

Los bomberos luchan contrarreloj contra esos incendios que se iniciaron el martes y actualmente tienen un perímetro de 23 kilómetros, mientras intentan controlar uno nuevo que comenzó en las colinas boscosas de Walters Bluff, al noreste de Nelson y muy cerca del centro de la ciudad.

En las redes sociales se pueden ver imágenes de las columnas de humo que se levantan sobre Nelson, muy pegado a decenas de viviendas, así como a los bomberos y helicópteros en plena lucha contra enormes lenguas de fuego.

Los incendios que comenzaron el martes, aparentemente por una máquina agrícola, aumentaron la noche del jueves de 1.600 a 2.000 hectáreas, y hasta ahora han calcinado al menos una vivienda en Nelson.

La temperatura en la zona es de 21 grados aproximadamente y se espera "que los incendios continúen ardiendo todo el fin de semana", según el controlador de incidentes John Sutton.