EFEMadrid

El impacto de la COVID-19 ha reducido en un 31 por ciento los ingresos de las familias más vulnerables, hasta situarse en 6.942 euros anuales, según ha denunciado este viernes la ONG Save the Children a través de una encuesta tras la declaración del estado de alarma.

La encuesta se ha realizado entre las familias a las que atiende en las comunidades de Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha, País Vasco y Comunidad Valenciana.

Antes de la pandemia, las familias en situación de vulnerabilidad encuestadas ganaban de media 10.143 euros al año, lo que ya las situaba por debajo del umbral de la pobreza.

Pero tres meses después, el 32 % ha perdido su empleo y entre quienes no han visto modificada su situación laboral, el 62 % no tenía trabajo previamente, ha explicado la ONG en una nota.

"Numerosos estudios demuestran la conexión entre la situación laboral de los padres y madres y el éxito escolar de los hijos. A mayor inestabilidad laboral menor probabilidad de que los menores obtengan el graduado escolar a los 15-16 años y mayor de que dejen los estudios", ha explicado Catalina Perazzo, directora de Políticas de Infancia y Sensibilización de Save the Children.

Los menores más vulnerables son también quienes más dificultades han tenido para seguir con su educación, ya que el 39 % de aquellos que participan en los programas de la ONG ha sufrido la brecha digital y el 64 % lo ha tenido difícil para seguir el ritmo escolar, principalmente por falta de tiempo y de conocimientos de los adultos para apoyarles (por desconocimiento del idioma o bajo nivel de estudios).

Por otra parte, el 72 % de los menores y el 77 % de los adultos acusan un empeoramiento de su salud emocional y el 55 % de las familias reconoce un aumento de los conflictos en el hogar en los últimos meses entre los progenitores y sus hijos.

Entre los motivos del aumento de los conflictos destacan el estrés, la falta de espacio en las viviendas, las preocupaciones familiares y el aburrimiento.

La ONG ha detectado desde el inicio del estado de alarma 29 casos de violencia hacia la infancia, en un 52 % hacia niñas.

Además, ha reportado 94 casos de violencia intrafamiliar y 73 casos de violencia de género.

Mujer con dos hijos a cargo, sin empleo y más expuesta al virus y a una nueva crisis representa el 31 % de los perfiles de los hogares que acompaña esta ONG.

La encuesta arroja que son las mujeres las que evidencian mayor precariedad y pobreza laboral, lo cual las sitúa en peor lugar para afrontar un nuevo periodo de crisis, especialmente las jóvenes, las migrantes y las que tienen baja cualificación.

Sobre las mujeres recae asimismo el peso de los cuidados.

Según la encuesta, la mayor parte de las veces (el 57 %) son las madres las que apoyan a los hijos con las tareas escolares, lo que unido a que también sean las principales responsables de las tareas del hogar (68 %) tiene como consecuencia inmediata falta de tiempo, que puede llevar a aumentar los niveles de estrés y ansiedad.

Para apoyar a las familias más vulnerables en la emergencia provocada por el coronavirus, Save the Children ha desarrollado la intervención #ATuLado, que en colaboración con CaixaProinfancia, se centra en el acceso a una alimentación básica, el refuerzo escolar y la atención psicoterapeútica online.