EFEMadrid

La edad de inicio en el uso de internet y móvil se ha reducido considerablemente en los últimos años y, si hace 6 los menores españoles accedían por primera vez a internet con 10 años y tenían su primer móvil con 11, en la actualidad la edad de inicio se ha rebajado hasta los 7 años y con 8 ya tienen móvil.

Son algunas de las conclusiones del libro "Entre selfies y whatsapps. Oportunidades y riesgos para la infancia y la adolescencia conectada", que recopila 17 artículos científicos de investigadores europeos y latinoamericanos y que ha sido presentado hoy en Madrid.

Maialen Garmendia, directora del equipo de investigación EU Kids Online de la Universidad del País Vasco ha subrayado que, a pesar de que la presencia de los menores en internet y el uso de móviles, ordenadores y tablets tiene lugar a edades más tempranas, la exposición a los riesgos no ha aumentado en la misma proporción.

Es cierto que la incidencia del acoso entre los menores de 9 a 16 años se ha doblado en 5 años al pasar del 15 al 31 % pero, según Garmendia, es mucho más frecuente el acoso "cara a cara" que el que se realiza a través de internet o el móvil.

Además, los datos recogidos en el libro ponen de manifiesto que son los niños y niñas de entre 9 y 10 años quienes se sienten "más disgustados" ante una situación de acoso o ciberacoso, mientras que, a medida que la edad aumenta, son capaces de gestionar mejor esta situación, hasta el punto de que sólo un 6 % de los chavales de entre 15 y 16 años que ha sufrido esta situación manifiesta haberse sentido "muy disgustado".

De los datos se desprende también que las niñas son más vulnerables al acoso -un 35 % de ellas lo ha sufrido, frente al 28 % de los niños-.

También han analizado el uso de mensajes sexuales y han concluido que el 31 % de los niños de entre 11 y 16 años ha recibido un mensaje de este tipo y, en este caso, son los niños los que más reciben (35 % frente al 28 % de las niñas).

Con la edad aumenta el uso de estos contenidos y, en la franja de entre 15 y 16 años ya son el 42 % de los adolescentes los que refieren haber recibido un mensaje sexual.

Las chicas envían más fotos sugerentes, mientras que ellos recurren con mayor frecuencia a fotos comprometidas y explícitas que muestran sus genitales y, aunque un 94,5 % admite que se trata de una práctica peligrosa, casi la mitad opina que es parte del juego erótico o sexual y 1 de cada 4 que mejora las relaciones de pareja.

En cuanto a los contactos "cara a cara" con desconocidos, Garmendia ha destacado el "poco daño" que causa al menor este tipo de contactos, ya que toman precauciones cuando contactan con éstos y suelen ir acompañados de amigos.

Un 11 % de los menores encuestados habían contactado con personas que no conocían, cifra que varía desde el 2 % de los niños de entre 9 y 12 años, hasta el 25 % de los chavales de entre 15 y 16.

Sobre los contenidos disponibles en internet, 1 de cada 3 menores reconoce que ha visto algo "potencialmente dañino" como mensajes de odio (18 %), desórdenes alimenticios (14 %), formas de suicidarse (10 %) o experiencias sobre drogas (10 %).

Además, el 74 % de los jóvenes de entre 13 y 14 años tiene un perfil en una red social, a pesar de que los menores de 14 años legalmente no deberían tenerla.