EFEViena

Los reyes de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima, iniciaron este lunes una visita de Estado de tres días a Austria, donde se reunirán con refugiados ucranianos y rendirán homenaje a las víctimas del nazismo.

Acompañados por el presidente federal austríaco, Alexander Van der Bellen, y su esposa, Doris Schmidauer, los monarcas neerlandeses fueron recibidos con honores militares en el patio interior del antiguo Palacio Imperial (ahora Presidencial) de Viena.

Tras la visita al Palacio, donde fueron recibidos con aplausos por centenares de personas, los reyes participarán esta tarde en una ofrenda floral a las víctimas del Holocausto en Austria durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras este homenaje, el alcalde de Viena, el socialdemócrata Michael Ludwig, recibirá a la pareja real en el Ayuntamiento y después partirán al Parlamento, acompañados por la segunda presidenta del Consejo Nacional, la también socialdemócrata Doris Bures.

En su segundo día en Viena, Guillermo Alejandro y Máxima visitarán a refugiados ucranianos y se reunirán con el canciller federal de Austria, el democristiano Karl Nehammer.

Su paso por Viena finalizará con un concierto del Coro de Cámara Holandesa en la Konzerthaus, la principal sala de conciertos de la capital austríaca.

La visita de Estado finalizará en Graz, al sur de Austria, donde estarán acompañados de Van der Bellen y Schmidauer para presentar una iniciativa ciclista.

La familia real holandesa mantiene una relación estrecha con Austria, donde desde hace más de 60 años disfrutan de sus vacaciones de invierno.

Guillermo Alejandro, de 55 años, es el mayor de los tres hijos de la reina Beatriz y es el rey de los Países Bajos desde que su madre abdicó en abril de 2013.

Máxima, de 51 años edad y oriunda de Argentina, se casó en 2002 con el entonces príncipe heredero neerlandés.