EFEMadrid

La Comunidad de Madrid considera que las nuevas medidas propuestas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de este jueves para tratar de contener la covid llegan "cuatro meses tarde" y ha pedido al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que aclare las condiciones de un posible toque de queda.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado con representantes de las comunidades y el Gobierno ha aplazado la decisión sobre un posible toque de queda, pero ha acordado varias medidas contenidas en el documento "Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19".

Entre estas medidas destaca limitar en las zonas de más incidencia de casos de coronavirus hasta las 23.00 horas la apertura de todos los establecimientos no esenciales, como bares y tiendas, y recomendar a sus habitantes salir de casa "solo lo necesario".

En cualquier caso, la decisión sobre qué medidas y cuándo aplicarlas será de las comunidades, aunque deben informar antes de su implantación al Ministerio.

Fuentes de la Consejería de Sanidad han dicho que no se oponen a las medidas contenidas en este documento, pero tampoco lo apoyan, porque "llega cuatro meses tarde" y, además, no lo han podido estudiar a fondo, porque el texto definitivo con las últimas aportaciones técnicas "no se ha remitido" a la Comunidad de Madrid.

"Ese documento tendría que haber empezado a funcionar cuando la alerta en España era baja y no ahora, que marca una alerta roja en media España", han apuntado.

Las mismas fuentes han señalado que, tras pedir una aclaración a Illa sobre en qué consistiría un posible toque de queda, éste ha dicho que conllevaría restricciones de movilidad "y para eso sería necesaria una decisión jurídica".

En ocasiones anteriores, Illa ha defendido que para implantar dicha medida es necesario el consenso de los Ejecutivos autonómicos y la declaración del estado de alarma.

La Comunidad de Madrid fue la primera en plantear la posibilidad de pedir el toque de queda, pero la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, evitó pronunciar este término durante una rueda de prensa celebrada el miércoles en la que planteó "posibles cierres de actividad por horas", previsiblemente en horario nocturno.

Sin embargo, ese mismo día en una entrevista previa, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, explicó que la intención del Gobierno regional era establecer un control "más exhaustivo" desde las 0.00 hasta las 6.00 horas con medidas que "vayan en el sentido de restringir la movilidad y la concentración" de personas.

Fue precisamente el consejero el que dijo el martes que la Comunidad de Madrid estudiaba pedir al Gobierno la declaración del toque de queda para toda España.