EFEMadrid

La vacunación contra el coronavirus a población general menor de 60 años comienza este jueves en más de una veintena de hospitales públicos de la Comunidad de Madrid con dosis de Pfizer o Moderna y de forma descendente, empezando por los ciudadanos de 59 años.

Hasta ahora, estos hospitales estaban vacunando a población general con edades comprendidas entre 68 y 74 años, a los que se sumarán ciudadanos de menos de 60 años desde este jueves, según ha señalado la Comunidad de Madrid en una nota de prensa.

Fuentes de la Consejería de Sanidad han confirmado a Efe que la vacunación a personas menores de 60 años con Pfizer y Moderna se ha determinado mientras se decide si este rango de edad puede recibir vacunas de AstraZeneca y Janssen, una decisión que debe tomar la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.

Además, este fin de semana hospitales públicos administrarán dosis de Pfizer a personas de menos de 60 años que estaban incluidas en los grupos prioritarios y que, "debido a los sucesivos cambios de criterio respecto al uso de la vacuna de AstraZeneca, aún no han podido recibir ninguna dosis", como es el caso de docentes, personal de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas.

De forma paralela, los tres puntos de vacunación masiva habilitados en la región -el estadio Wanda Metropolitano, el WiZink Center y el Hospital público Enfermera Isabel Zendal- continúan inoculando dosis de AstraZeneca a población general de 60 a 67 años de edad, así como con monodosis de Janssen y con Pfizer a la población general de entre 68 y 69 años.

En el Zendal se siguen administrando además segundas dosis de vacuna Moderna a mutualistas mayores de 70 años.

Además, los 266 centros de salud de la región siguen vacunando con dosis de Pfizer a población de 75 años de edad en adelante, fundamentalmente segundas dosis, y en algunos de ellos, a personas de 70 a 74 años citadas en las últimas semanas.

En Atención Primaria los profesionales de Enfermería administran al día, de media, unas 28.000 dosis, y los profesionales de Enfermería de Atención Primaria continúan inoculando Janssen en domicilios de grandes dependientes con movilidad limitada (Grado III de Dependencia).

Prosigue también la administración de dosis de Moderna a pacientes de los grupos de muy alto riesgo en hospitales públicos y privados de la región, a los que se cita directamente desde los centros donde son atendidos habitualmente por sus patologías.