EFEMadrid

La Comunidad de Madrid no suma este lunes nuevas zonas básicas de salud con restricciones de movilidad, pero las mantiene en 15 donde sigue habiendo una alta incidencia de coronavirus y viven 301.000 madrileños, mientras que se levantan las limitaciones en tres áreas y una localidad que han experimentado una mejoría de datos.

En las quince zonas que mantienen restricciones esta semana viven 301.000 madrileños, el 4,5 por ciento de la población de la región, y concentran el 7,3 por ciento de los casos de contagios.

La Dirección General de Salud Pública mantiene las restricciones de movilidad de entrada y salida hasta las 00:00 horas del lunes 15 de marzo, salvo por causa justificada, en todo el municipio de Torrejón de Ardoz (seis zonas básicas de salud), de Collado Villalba (tres zonas), de San Sebastián de los Reyes (cuatro zonas), en la zona básica de María Curie, en Leganés, y en el área sanitaria de Villanueva del Pardillo.

Por otro lado, debido a su buena evolución, se levantan las restricciones de movilidad en las zonas básicas de salud de Andrés Mellado (distrito de Chamberí), General Oraá (distrito de Salamanca) y Vinateros-Torito (distrito de Moratalaz), todas en Madrid capital; así como en la localidad de Hoyo de Manzanares.

La directora de Salud Pública, Elena Andradas, explicó el viernes en rueda de prensa que debido a la situación epidemiológica se fijan las restricciones con los siguientes criterios: incidencia superior a 400 casos por cada cien mil habitantes, observación de transmisión comunitaria y la tendencia al alza.

Más allá de las restricciones en las zonas donde se cumplan esos supuestos, la Comunidad de Madrid mantiene la limitación de movilidad nocturna en toda la región desde las 23:00 horas hasta las 6:00 horas, y el sector de la hostelería y de la restauración puede permanecer abierto hasta las 23:00 horas, aunque sigue prohibida la entrada de nuevos comensales después de las 22:00 horas.

El número de comensales en las terrazas se mantiene con un máximo de seis personas por mesa y el máximo es de cuatro comensales por mesa en el interior de los establecimientos.

También se mantiene la prohibición de las reuniones de no convivientes en domicilios, salvo que se trate de cuidados a terceras personas como mayores, dependientes, menores de edad o personas vulnerables.