EFEMadrid

El consejero madrileño de Sanidad en funciones, Enrique Ruiz Escudero, ve posible dejar de usar mascarillas al aire libre hacia finales de junio, cuando se espera que el 50 % de la población esté inmunizada en la región, y cree que la decisión debería ser "de carácter nacional y con criterios homogéneos", ya que la incidencia está en cifras parecidas en muchas comunidades.

En un acto en el Hospital 12 de Octubre, Escudero ha señalado que la postura de Madrid sobre la mascarilla "irá condicionada por la situación epidemiológica y la evolución de la vacunación".

Si los nuevos contagios y la presión asistencial siguen descendiendo como hasta ahora, "hay que empezar a pensar en liberar el uso sobre todo en espacios abiertos".

"Nosotros hicimos un horizonte a finales de junio, con un 50 % de vacunación a doble pauta, si seguimos al ritmo que vamos", ha comentado.

Llegado ese momento, "veremos qué postura se fija en la Comisión de Salud Pública", ha señalado el consejero madrileño en funciones, que cree que "debería ser una decisión de carácter nacional, puesto que la incidencia acumulada está en cifras parecidas en muchas comunidades autónomas y tendría mucho sentido responder con criterios homogéneos".

Sobre la vacunación a desplazados de otras comunidades autónomas, ha dicho que Madrid ya lo está haciendo.

"Somos un Sistema Nacional de Salud y al igual que aquí hay personas de otras comunidades que se han vacunado, igual podría ocurrir con madrileños que se desplazasen a otras comunidades", ha declarado.

Ello sería "para segundas dosis, pero también para primeras dosis, para cualquier situación", ya que en su opinión "la equidad de acceso al sistema tiene que producirse independientemente de las circunstancias y de dónde vaya a estar".

Todo sería "más sencillo y previsible" si el sistema de citación para los desplazados "se realizase de manera coordinada desde el ministerio", ha añadido.

Sobre la posibilidad de repetir como consejero de Sanidad en esta legislatura, ha dicho que "es su deseo", pero que estas decisiones "son muy personales" de la presidenta.

"Toca esperar al debate y a la toma de posesión", ha dicho.