EFEMadrid

Hombre de 57 años que sirve en el Ejército desde antes de los 20 es el retrato del militar con discapacidad en España, donde 10.907 personas cobran alguna prestación por incapacidad en las Fuerzas Armadas, aunque casi el 80 % está en edad activa.

La población militar con discapacidad está constituida en su inmensa mayoría (un 97,9 %) por varones, en concreto 10.680, frente a 227 mujeres, que representan el 2,1 %, según el Mapa de Discapacidad de las Fuerzas Armadas, presentado hoy por la Fundación ONCE y el Ministerio de Defensa.

De los 8.484 militares con discapacidad menores de 65 años, más de la mitad, 5.501, son mayores de 50 años, y casi 3.000 están por debajo de esta edad: 2.249 tienen entre 40 y 49; 660 de 30 a 39; y otros 74 están en la franja de entre 18 y 29 años.

También hay diferencias en cuanto a su grado de discapacidad: la gran mayoría de pensiones (8.036, el 73,7 %) son por incapacidad permanente total, el 17,6 % por incapacidad permanente absoluta (1.919), y el 8,7 % (952) por gran invalidez.

En este sentido, el jefe de División de Apoyo al Personal del Ministerio de Defensa, Enrique Cortés, ha destacado que, aunque las lesiones o patologías que padecen impiden a estas personas seguir sirviendo en las Fuerzas Armadas, están "totalmente preparadas" para trabajar en otros ámbitos.

Por ello, ha hecho un llamamiento a "todas las empresas españolas" a tenerlas en cuenta, ya que tienen los "valores añadidos" que les ha proporcionado su carrera militar, como son la disciplina, el compañerismo o el trabajo en equipo, entre otros.

Atendiendo a su ejército de procedencia, el 72,1 % pertenecían al de Tierra, un 17,4 % a la Armada, un 7,5 % al del Aire y un 3 % a los Cuerpos Comunes de las FAS.

No obstante, el informe recuerda que el mayor peso del primero se debe a que el 99 % de los 2.679 militares que pertenecían al antiguo Cuerpo de Mutilados, personal que fue retirado el 31 de diciembre de 1991, pertenecían al Ejército de Tierra en ese momento.

Según la escala, en el caso de la Armada y en el Ejército del Aire predominan los suboficiales (un 57,6 % y un 52,3 %, respectivamente), mientras que en el de Tierra, la mayor proporción de militares con discapacidad se encuentra en la tropa (47,9 %), y en los Cuerpos Comunes en los oficiales (un 75,6 %).

Con respecto a los datos de fecha de ingreso en las Fuerzas Armadas, más de la mitad lo hicieron antes de los años 80, aunque hay incluso un 10 % que entró antes de 1960.

De media, antes de acceder a la pensión sirvieron 23,21 años, aunque el informe advierte de una fuerte variabilidad en los datos, con una desviación típica de casi 12 años.

El mapa también ha analizado las variables geográficas, de las que se desprende que este colectivo tiende a concentrarse en aquellas zonas de mayor tradición militar: por comunidades, Andalucía aglutina el porcentaje mayor (27,3 %); Madrid (12,7 %); Galicia (8,7 %), Comunidad Valenciana (8,2 %) y Murcia (7,2 %).

Por provincias, después de Madrid, Cádiz, con el 10 %; Murcia (7,2%); Sevilla, el (5,6 %); A Coruña (5,2 %) son las que presentan un número mayor.

Aunque se trata de una radiografía puramente estadística, la directora general de Personal del Ministerio de Defensa, Adoración Mateos, ha mostrado su deseo de avanzar para poder hacer un análisis cualitativo pormenorizado y ver así "las medidas a tomar en el futuro", para lo que ha mostrado la "plena disponibilidad" de su departamento.