La princesa Margaretha de Luxemburgo y el embajador de Bélgica en España, Gerard Cockx, han acudido a Motril a los actos de conmemoración del XXVIII aniversario de la muerte del rey Balduino, que falleció en la finca Villa Astrida de esta localidad granadina cuando disfrutaba de sus vacaciones veraniegas en compañía de su esposa Fabiola.

El acto, organizado por el Ayuntamiento de Motril y al que también ha acudido su alcaldesa, Luisa García Chamorro, ha consistido en el descubrimiento de una placa en el exterior de los jardines de Villa Astrida en la que se recuerda la figura del rey Balduino de Bélgica y los momentos de su estancia en la ciudad motrileña.

La princesa Margaretha ha agradecido el gesto y recuerdo que ha tenido el pueblo de Motril con el monarca belga con el acto celebrado hoy, que ha calificado de “entrañable”, y ha dado las gracias por “haber sabido mantener el recuerdo del rey durante estos años en esta ciudad”.

"Habéis tenido muchos gestos con él", agradeció la princesa, quien ha recordado que tanto para Balduino como para Fabiola “Motril fue un lugar privilegiado donde encontraba su refugio para su descanso y reponía fuerzas". Por todo ello, añadió, "gracias por los años felices que vivió en Motril junto a la reina Fabiola. De todo corazón en nombre de la familia. Gracias, gracias y muchas gracias”

Posteriormente, la princesa Margaretha de Luxemburgo y la alcaldesa depositaron un ramo de flores en la escultura del rey Balduino que preside la finca.

El Ayuntamiento ha querido de esta forma resaltar la imagen del monarca belga "por su gran humanidad, su incondicional cariño hacia Motril y el vínculo tan especial que tuvo siempre con los motrileños", según ha dicho su alcaldesa, que ha sido la encargada junto a la princesa de descubrir la placa.

García Chamorro ha resaltado que el ayuntamiento pretende que las futuras generaciones "conozcan la huella que el rey Balduino de Bélgica dejó en Motril, así como lo que la ciudad significó para el monarca: una relación de respeto mutuo, que sirvió para llevar el nombre de esta tierra más allá de sus propias fronteras".

De hecho, en esta ciudad se ha dado el nombre de los monarcas de Bélgica a diferentes instalaciones, entre ellas el Paseo marítimo que lleva en nombre del rey Balduino y un centro escolar el de la reina Fabiola.

Los actos culminaron con la participación tanto de la princesa como de familiares de los reyes Balduino y Fabiola y autoridades locales en una misa celebrada en la iglesia de la parroquia de Josefina Bakhtaran en memoria del monarca.