EFERabat

Marruecos, que ya ha vacunado a más de 4 millones de personas, acaba de sumar la vacuna rusa Sputnik V a las de AstraZeneca y Sinopharm, que ya está administrando, y apuesta por adquirir próximamente la americana Johnson&Johnson, según el ministro marroquí de Sanidad, Khaled ait Taleb.

En una entrevista con Efe, Ait Taleb explicó que Sputnik V ha sido homologada por el comité científico marroquí y su ministerio ha encargado al fabricante ruso un millón de dosis, preferentemente para entregar una parte en marzo y otra en abril, aunque reconoció que esas fechas dependerán de los compromisos rusos con otros países.

Por el momento, el gobierno marroquí no ha validado la vacuna estadounidense Johnson&Johnson, que el ministro calificó de "gran vacuna", pero se mostró favorable a hacerlo dado que Estados Unidos y Sudáfrica están a punto de hacerlo.

La apuesta de Marruecos -el país africano con mayor número de vacunaciones- a diversificar los fabricantes se debe a la escasez del suministro con vacunas en el mercado internacional y a la contribución de la variación de las vacunas en la consolidación de la inmunidad colectiva, señaló.

La Campaña Nacional de Vacunación, que pretende inmunizar al 80 % de los marroquíes (30 millones), comenzó el pasado 29 de enero y tiene previsto terminar a finales de junio, siendo prioritarias las personas de más edad (a partir de 60 años por el momento), el personal médico, la policía y el cuerpo docente.

El país magrebí ha encargado 66 millones de vacunas, y hasta el momento ha recibido 8,5 millones.

Según cifras del ministerio de Sanidad, se han establecido 3.037 puntos fijos de vacunación en todo el país (más de la mitad en el mundo rural), además de unidades móviles en cada provincia para que los equipos médicos lleguen a las zonas remotas, universidades y cárceles, entre otros lugares.

Agentes de la autoridad local en barrios y aldeas se encargan de ir casa por casa informando a los ciudadanos del lugar y el momento de sus vacunas, según testimonios recogidos por Efe.

EL SECRETO DEL ÉXITO

La vacunación, gratuita para todos los mayores de 18 años (incluidos extranjeros residentes) fue ordenada por el rey Mohamed VI y se ha convertido en un ejemplo de éxito a nivel continental e internacional con la realización de una media diaria de 100.000 inyecciones.

La semana pasada, la Organización Mundial de Salud (OMS) felicitó a Marruecos por ser uno de los diez países a nivel mundial que ganaron el desafío de vacunación, con 4.080.009 vacunados con la primera dosis hasta ayer y 854.274 con la doble dosis.

El ministro marroquí atribuyó este avance a la temprana apuesta del país por la vacunación como medida para conseguir la inmunidad colectiva.

"Sabíamos que la pandemia nos conduciría hasta la vacuna como última oportunidad para superar la plaga y reducir los daños a nivel sanitario, social y económico", subrayó el Ait Taleb.

Añadió que después de negociar con seis empresas fabricantes, el ministerio eligió a AstraZeneca y Sinopharm debido a la facilidad de su gestión a nivel logístico, y explicó que para conseguir la inmunidad colectiva es necesario variar los tipos de vacunas.

Tras la aparición del coronavirus, Marruecos ha creado un fondo especial, sustentado por donaciones, para financiar la gestión de la crisis y el Ministerio de Sanidad ha recibido un monto de 3.000 millones de dirham (280 millones de euros) del fondo para consolidar el sector, comprar equipos médicos y de laboratorio, medicamentos y vacunas para enfrentar la situación.

En paralelo, el país estableció férreas medidas de cierre de las fronteras terrestres y apertura muy limitada del espacio aéreo (actualmente, están suspendidos los vuelos con 26 países, aquellos con mayores tasas de las nuevas variantes de la covid-19).

OBJETIVO, LA INDEPENDENCIA EN LA FABRICACIÓN

Ait Taleb afirmó que Marruecos tiene la vocación de convertirse en un polo continental para producir la vacuna -apoyándose en la fortaleza de su industria farmacéutica- y defendió esa opción como "una necesidad", aunque no precisó un calendario para este objetivo.

El país magrebí ha creado por el momento una asociación "estratégica" con Sinopharm que incluye la organización de las pruebas clínicas y la creación de una fábrica de producción de vacunas, y no descartó cerrar convenios con otros laboratorios.

Respecto a AstraZeneca, el ministro explicó que Marruecos optó por elegir a este fabricante por la flexibilidad que ha demostrado durante las negociaciones y porque tiene muchas unidades industriales a nivel internacional, lo que minimiza las dificultades de suministro.

Por otra parte, Ait Taleb reconoció que el ritmo de la vacunación de la primera dosis se ralentizará en los próximos días por las dificultades mundiales en el suministro, pero confió en que la campaña nacional vuelva próximamente a su ritmo óptimo.

El responsable marroquí precisó que la situación pandémica en Marruecos es "estable" y favorable para la vacunación, mientras que el país ha registrado 487.286 contagios y 8.705 muertos, y el número de muertos está en descenso hasta registrarse un 1,8% de letalidad.

Mohamed Siali