EFECeuta

La Gendarmería marroquí ha evitado esta madrugada que entre 500 y 600 inmigrantes subsaharianos se aproximaran al vallado fronterizo de Ceuta, un movimiento que motivó el despliegue de la Guardia Civil durante varias horas.

Fuentes policiales han informado a Efe de que los agentes de la Guardia Civil se tuvieron que desplegar con urgencia en la zona desde las 20.00 horas de ayer hasta pasada la medianoche ante la alerta dada por la masiva presencia de inmigrantes en el entorno fronterizo, del lado marroquí.

La Gendarmería de Marruecos estableció un operativo especial en los montes próximos al vallado ante esta presencia de inmigrantes, que no pudieron llegar al vallado.

La Guardia Civil desplegó sus unidades en el perímetro fronterizo en previsión de un posible nuevo intento de entrada.

La última entrada en grupo se produjo el pasado 20 de febrero cuando 356 inmigrantes subsaharianos consiguieron acceder a la ciudad.

Tres días antes, el 17 de febrero, otros 498 subsaharianos habían entrado mediante el mismo método.