EFEMadrid

Los brotes activos en España ascienden a 822, con 9.217 casos asociados, a fecha de 12 de agosto, según han notificado las comunidades autónomas al Ministerio de Sanidad a través de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Este es uno de los datos que figuran en el texto del Acuerdo del Consejo Interterritorial extraordinario celebrado este viernes, que recoge las actuaciones coordinadas en salud pública decretadas por el Ministerio con el acuerdo de las comunidades autónomas.

"Hasta el día 12 de agosto, las comunidades autónomas han notificado a través de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica un total de 1.155 brotes de COVID-19, que incluyen 13.071 casos. 822 de estos brotes continúan activos e incluyen 9.217 casos", se detalla en el texto.

Este documento recoge las once medidas y las tres recomendaciones, entre ellas el cierre del ocio nocturno y la prohibición de fumar en la calle cuando no se pueda respetar la distancia física de seguridad, así como los datos que justifican la adopción de estas iniciativas ante el incremento de casos de covid-19 detectados en las últimas semanas.

Tras el fin del estado de alarma y la entrada en la llamada "nueva normalidad", que permite la movilidad de la población, "se ha observado un incremento de la incidencia de la enfermedad en todas las comunidades autónomas, que incluye un componente de transmisión comunitaria que en muchas ocasiones no se puede asociar a brote epidémico alguno. La incidencia nacional en la segunda semana de agosto es casi seis veces la observada en el mes de junio", explica el documento.

Aunque detalla que, "si bien la situación no es comparable a la sufrida en los meses de marzo y abril, se observa un incremento constante de casos en todo el territorio, que va progresivamente generando un número creciente de casos graves que requieren hospitalización e ingreso en unidades de cuidados críticos".

Por ello, y tras subrayar las medidas y los esfuerzos de seguimiento de las comunidades autónomas, incide en la necesidad de "coordinar a nivel nacional medidas de control que garanticen la homogeneidad suficiente para evitar que la evolución de la epidemia y las acciones realizadas en una parte del territorio puedan tener un efecto negativo en otras partes del mismo".