EFEBarcelona

El 52 % de las camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales de Cataluña ya están ocupadas por personas enfermas de COVID-19, una situación que no se daba desde los meses de abril y mayo.

Así lo han explicado este viernes en rueda de prensa el secretario general del Departamento de Salud, Marc Ramentol, y el director de la Unidad de Seguimiento de la COVID-19 en Cataluña, Jacobo Mendioroz, de forma telemática.

El incremento de los nuevos casos de pandemia se refleja en el número de pruebas PCR hechas, que en algunas jornadas han llegado a las 48.000 diarias, aunque Mendioroz ha indicado que los datos de los tres últimos días evidencian que "se está ralentizando un poco el ritmo de contagio" en casi toda Cataluña.

No obstante, la situación epidemiológica sigue siendo "grave y preocupante" por lo que ambos responsables sanitarios han pedido de nuevo que la comunidad se conciencie y evite situaciones peligrosas, además de seguir las instrucciones concretas de limpieza de manos, distancia social y mascarilla cubriendo la boca y la nariz.

"Si este decrecimiento vuelve a subir tendrá que haber medidas más duras", ha considerado el director de la Unidad COVID-19 en Cataluña, entre las que se podría encontrar el confinamiento domiciliario aunque éste "no tiene que ser igual que el de marzo", ha apuntado el secretario del Departamento.

A su juicio, "si llega el caso" en el se deba solicitar el confinamiento domiciliario, "la propuesta no sería la misma" que la que se tomó en la primera ola de la pandemia y, por ejemplo, las escuelas podrían permanecer abiertas, ha dicho.

Ramentol ha considerado que "necesitamos catorce días para tener claro el impacto" de las últimas restricciones impuestas, como el toque de queda nocturno y las anunciadas ayer, con confinamiento perimetral y municipal de fin de semana en toda Cataluña.

El decrecimiento de los datos de la pandemia se observa en casi todas las regiones, excepto en Terres de l'Ebre, donde crecen los contagios, probablemente debido a los cribados masivos que se han hecho en escuelas e industrias en las últimas semanas, según ha explicado Mendioroz.

Esta tímida mejora aún no se nota en el ámbito asistencial, es decir, en la atención primaria y en los hospitales, y por primera vez desde la primavera los 447 enfermos de COVID que ocupan las UCI suponen el 52 % del total (887 pacientes COVID y no COVID).

Además, los pacientes con COVID suponen el 20 % de las urgencias que se atienden en la atención primaria, donde también han aumentado las sospechas de coronavirus atendidas en las últimas semanas.

Por lo que se refiere a las residencias geriátricas, se han confirmado 1.377 casos positivos, lo que supone el 2,5 % del total de personas residentes en estos centros, con una tendencia al alza similar a la que se registra en el resto de la sociedad.

El 13 % de las residencias de Cataluña han tenido un caso de COVID, que se considera un brote y supone el cribado del centro.

En la última semana se han hecho 9.600 test PCR en las residencias, el 14 % de las cuales han resultado ser positivos, según datos de Salud.