EFESantiago de Compostela

La Medalla de Oro de Galicia, la máxima condecoración que concede el Gobierno autonómico, ha sido otorgada este domingo al equipo que vacuna para llegar al "fin de la covid", momento cuya llegada han deseado tanto el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, como el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Feijóo, en la ceremonia celebrada en la Ciudad de la Cultura bajo la presidencia de Felipe VI -que por la mañana se encargó junto a su familia de la tradicional ofrenda al Apóstol- ha señalado, en un discurso en el que por momentos se le ha resquebrajado la voz, que gracias al dispositivo que administra las distintas vacunas disponibles "afrontamos el final de esta pesadilla".

Y Sánchez se ha expresado, en el cierre, en términos similares, al indicar que "el principio del fin de la covid ha llegado a nuestro país a través de vuestras manos", en alusión a los sanitarios, después de comentar que los ciudadanos han acudido "masivamente" a los llamamientos "para protegerse y proteger al conjunto".

Gracias el esfuerzo "estamos en un punto diferente, cargado y repleto de esperanza", ha subrayado el presidente del Gobierno, que ha indicado que el ritmo de administración de dosis es "imparable" y ha puesto el acento en el "valor incalculable de la investigación y de la ciencia".

El camino que queda por delante ha de ser "colectivo", y repleto de "compañerismo y solidaridad", ha opinado Sánchez en este Día de Galicia, mientras que Feijóo ha ahondado en el hecho de que "en crisis como la que desgraciadamente aún vivimos la cercanía humana es imprescindible".

Uno y otro han recordado a los que ya no están, a causa del virus, y Feijóo ha extendido el homenaje a las víctimas del accidente del Alvia, "una tragedia que no olvidamos y ante la que también contamos con el cariño y el apoyo, en su momento, de la Casa Real".

Al rey le ha dicho el mandatario gallego que "toda Galicia agradece su labor como jefe de Estado, al frente de una institución legitimada en la carta de derechos y libertades, la Constitución", al tiempo que ha manifestado su absoluta defensa "de ese texto que nos une" y que a la vez "garantiza el autogobierno".

Porque Galicia, ha manifestado Feijóo, "cohesiona" y permite "ser vivida sin menoscabo de la pluralidad". "Galicia es una identidad fraternal", ha afirmado, y se ha conmovido al hacerlo.

A su vez, ha continuado, "forma parte de la síntesis que es España, el espacio donde nos damos la mano como pueblos hermanos, el marco democrático que nos protege".

Feijóo ha remarcado además la apuesta por la cooperación, la corresponsabilidad y la lealtad institucional, porque frente a los que "practican la exclusión", ha agregado, "creemos firmemente en la concordia, en el diálogo y en la inclusión".

Después del "período oscuro", el presidente de la Xunta ha confiado en un "período luminoso", en que el Año Xacobeo bienal y extraordinario ayude a recuperar el pulso.

Y, precisamente, es ahí donde se ha dirigido Feijóo a Sánchez con varias reivindicaciones, para decirle que esperaba que su presencia suponga un respaldo a los grandes retos que están por delante y que precisan de cooperación y apoyo.

En este 2021 Feijóo desea "ver por fin el AVE entrando en Galicia", aguarda "poner los cimientos de los ambiciosos proyectos de reactivación de nuestra economía con el impulso de los fondos europeos Next Generation" y, aparte, contar con el Ejecutivo para que el Xacobeo 21-22 "sea el mejor de nuestra historia".

Sánchez ha defendido el compromiso de su Gobierno para con Galicia y, como prueba de ello, ha reiterado la "llegada inminente de la alta velocidad", la inmediata rebaja de los peajes de la AP-9, el compromiso máximo con el Año Santo y el refuerzo de las políticas públicas en general.

Del 2020 ha asegurado que "no ha sido fácil para nadie" pero ahora toca resurgir.

Ha parafraseado Sánchez a la poetisa Rosalía de Castro para aludir a Santiago -"lugar más hermoso no hubo en la tierra que aquel que yo miro"- y ha mostrado su fascinación por Compostela, "referente mundial de conservación del patrimonio material e inmaterial", para concluir que en su promoción internacional, y sobre todo en la de su histórica ruta de peregrinación, "debemos trabajar unidos".

Yolanda Moares, la enfermera que siempre podrá contar con orgullo que formó parte del equipo que atendió a la primera vacunada de Galicia, Nieves Cabo, presente en el acto, ha incidido igualmente en la unidad tan necesaria y ha dado las gracias a los presentes por el gesto de "cariño y gratitud".

Después de recoger la placa y el diploma, ha mostrado esta profesional su "tristeza" por todos aquellos para los que la vacuna no llegó a tiempo y ha dicho que cuando empezaron con la inoculación repetían "incansablemente" que era el principio del fin, un pensamiento que todavía mantienen muy presente.

En la parte más reivindicativa de su discurso, ha pedido Moares que su disciplina, la enfermería, gane "capacidad" y sea "más útil", porque "estamos llamados a más", ha zanjado.

La marcha del antiguo reino de Galicia y el himno de España han sonado en esta emotiva gala monopolizada por la pandemia y en la que Feijóo ha confiado "en disponer de las dosis necesarias para finalizar y completar cuanto antes la inmunización de toda la población, porque si algo se ha demostrado eficaz contra el virus han sido las vacunas".