EFEOviedo

Cerca de medio millar de personas se han concentrado este lunes en Oviedo en repulsa a la agresión homófoba sufrida por el joven Kevin Rubio, al que tres desconocidos golpearon, causándole lesiones en la cabeza y cuello que le obligaron a acudir al hospital.

El presidente del Gobierno del Principado, Adrián Barbón, junto a dirigentes de varios partidos políticos, y del Ayuntamiento de Oviedo han asistido a la protesta, convocada por Xega y Faciendo Camín Asturies, celebrada en la Plaza de la Escandalera, con presencia del joven agredido el pasado viernes.

Barbón ha enfatizado la importancia de tomar "consciencia de la gravedad de la situación que se está viviendo", porque "más allá de que se agreda a un chaval al grito de 'maricón de mierda' representa que Asturias tiene un problema como sociedad".

"Esto no es lo general de la sociedad asturiana", ha sostenido el mandatario, que ha dicho que "tampoco es lo que desean" el colectivo poblacional ni él mismo, y también agrede a los "vínculos de convivencia que generó y creó" la Constitución española, coincidiendo con la celebración del Día de la Carta Marga.

"Si de verdad creemos en los valores de libertad, igualdad y justicia, hay que condenar de forma rotunda esto que ha sucedido", ha abundado.

Barbón ha recordado que el Principado ha puesto un teléfono de contacto y trabaja con distintas asociaciones para ofrecer "todo tipo de asistencia", a la vez que lidera el mensaje de "condena rotunda" para que la sociedad asturiana se revele y alce la voz.

Como presidente del Gobierno regional ha confesado que la intolerancia le preocupa "mucho", y ha resaltado que el joven agredido, con su denuncia pública de los hechos, es un "auténtico valiente" al poner en valor una "situación problemática, que sufre muchísima gente, aún a riesgo de su seguridad".

Ha indicado que en política hay que "dar respuestas", y ha detallado que en la Consejería de Presidencia han abordado, ahora que ya hay textos avanzados en el Congreso de los Diputados tanto en materia de legislación trans como en LGTBI, para trabajar con los colectivos sociales implicados para hacer una legislación propia de sus derechos.

Asimismo, ha apostado por luchar contra la LGTBIfobia, en un momento en el que otras CCAA están "pensando en derogar" esa legislación, mientras que Asturias busca que sea "avanzada".

"Cuando se vote, se será el momento de ver aquellos partidos que con sus discursos de odio alimentan los delitos de odio", ha opinado Barbón, para quien "no es gratuito lo que está pasando", que supone una "involución, consecuencia de los discursos de odio que alimentan algunas formaciones políticas, responsables directas" de esas actuaciones.

Ha anunciado que la agenda de los derechos del colectivo LGTBI va a formar parte de "forma intensa" del congreso regional que la Federación Socialistas Asturianas (FSA) celebrará el próximo fin de semana, y también de su estructura, con la creación de una Secretaría de Políticas LGTBI en coordinación con el ámbito federal, debido a la "amenaza sería de involución" ante la que no se puede "mirar hacia otro lado".

Por último, a los abuelos y padres que sienten "miedo" por la seguridad de sus descendientes, les ha dicho que "cuentan" con el Gobierno de Asturias para "impedir que avance esta amenaza de involución". EFE

cm/fg

(foto) (vídeo)