EFEBilbao

Miles de alumnos padecen desde este miércoles las consecuencias de las ocho jornadas de huelga consecutivas convocadas en la mayoría de los centros educativos de la red concertada vasca, cuyo seguimiento el primer día los convocantes han cifrado en un 65 %, más del doble que el 28 % obtenido por la patronal en su recuento.

Por la mañana, los sindicatos ELA, Steilas, CC. OO., LAB y UGT han reunido en Bilbao a más de 4.000 personas, según sus datos, en una manifestación en la que han invitado a la patronal a negociar el convenio del sector, que lleva sin renovar diez años, y han emplazado al Gobierno Vasco a implicarse en la solución del conflicto.

Las ocho jornadas de huelga anunciadas en el sector se suman a las seis ya secundadas este curso y a las tres convocadas el pasado año entre los más de 8.000 empleados de 215 centros, en los que estudian, según datos del Gobierno Vasco, 107.000 alumnos.

La huelga está convocada en los llamados centros educativos de iniciativa social (entre los que hay centros religiosos, laicos, cooperativas), que representan el 70 % de la enseñanza concertada vasca, sin incluir a las ikastolas.

Los sindicatos se han congratulado de que el primer día de huelga de la nueva convocatoria haya tenido un seguimiento similar al de jornadas anteriores, del 65 %, pese al "intento" que reprochan al Gobierno Vasco de "invisibilizar" la protesta al aumentar de forma notable los servicios mínimos en los centros.

Una vez más sus datos contrastan con los ofrecidos por Kristau Eskola, patronal mayoritaria en el sector, que en su recuento "centro a centro" ha concluido que de un total de 8.196 trabajadores, 2.314 secundan la huelga, un 28 %.

Por su parte, las familias afrontan la nueva convocatoria con enfado y preocupación por las consecuencias que la huelga puede tener en los estudiantes.

Tras el anuncio ayer del Gobierno Vasco de que planteará una actualización al de los conciertos educativos con los que se financian los colegios concertados, los sindicatos han afirmado desconocer la repercusión que la medida puede tener en la mejora de las condiciones laborales del colectivo.

"Estamos a la espera de que se concrete en qué se va a traducir", ha indicado en Bilbao la representante de ELA Miren Zubizarreta.

Los sindicatos han vuelto a defender que sus reivindicaciones son "justas". Entre ellas, se encuentra avanzar en la recuperación del poder adquisitivo perdido, que cifran en un 12 % desde 2009, y lograr un acuerdo para recolocar al personal afectado por el previsible cierre de aulas motivado por el descenso de la natalidad.