EFEBruselas

Unas 2.400 personas participaron este domingo en una cadena humana a través del centro de Bruselas con ocasión de la cumbre del clima que se celebra estos días en Madrid, para llamar la atención sobre la emergencia que vive el planeta.

La acción, que según la Policía bruselense se desarrolló sin incidentes, la organizaron los movimientos climáticos belgas Climate Express y Cialition Climat, indicó la agencia Belga.

La cadena humana se extendió desde el céntrico Monte de las Artes, donde se encuentran los principales museos de la capital, hasta la plaza de Trône, próxima a la sede del Parlamento Europeo, pasando por lugares emblemáticos como el Palacio Real, la columna del Congreso o el Parlamento federal belga.

Los participantes instaron a tener "ambición climática" y pidieron a los políticos tomar medidas a la altura de la urgencia de la situación.

Entre la multitud destacaron cuatro activistas que recorrieron a pie durante el fin de semana 140 kilómetros desde la costa belga hasta Bruselas con agua de mar que vertieron en la fuente del Monte de las Artes, o los ciclistas que circulaban a lo largo de la cadena humana, según Belga.

A través de esta iniciativa, los organizadores querían mostrar que la cooperación y la solidaridad son "cruciales" en la lucha contra el cambio climático.

Denunciaron, asimismo, que Bélgica no va a lograr cumplir sus objetivos climáticos para 2020 y que las medidas previstas para 2030 "son insuficientes", dijo el presidente de la Coalition Climat, Nicolas Van Nuffel, quien lamentó también que su país "no tiene una posición clara sobre la neutralidad en carbono para 2050", un objetivo que se ha marcado la Comisión Europea para el continente.