EFEMadrid

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha celebrado los buenos resultados de los primeros ensayos de la vacuna contra la covid que ha desarrollado la farmacéutica Hipra y ha anunciado que las siguientes fases de pruebas se desarrollarán fuera de España.

Lo ha hecho en una entrevista con la Agencia EFE, en la que ha precisado que todos los voluntarios -jóvenes sanos- que están probando esta vacuna tienen ya la primera dosis y los resultados y efectos registrados están "dentro de lo esperado" y que las próximas fases (II y III) de los ensayos tendrán que hacerse fuera de España para ampliar las pruebas a grupos de más edad y que no hayan recibido ninguna de las vacunas que ya se están administrando.

Diana Morant repasa en la entrevista el estado actual de las vacunas que se desarrollan en España o cómo la ciencia está dando respuesta a muchos de los grandes desafíos de la humanidad, y detalla los principales cambios que tiene previsto implementar en el último tramo de la legislatura para mejorar el sistema español de ciencia y tecnología y para aprovechar mejor el potencial de los investigadores españoles y la transferencia de conocimiento.

"La ciencia nos ha salvado la vida", ha aseverado la titular del Departamento, que ha valorado que España entró "desde el primer momento" en la carrera por conseguir vacunas y que se iniciaran novedosas líneas de investigación que todavía siguen abiertas y que en ningún caso llegarán tarde, "porque la pandemia no ha terminado" y porque van a hacer falta millones de vacunas para inmunizar a toda la población mundial.

VENTAJAS DE LA PRIMERA VACUNA ESPAÑOLA

Morant ha destacado además que la vacuna que está desarrollando Hipra incorpora ya algunas de las primeras variantes y tiene capacidad para "rediseñarse" e incorporar las nuevas variantes, que se puede conservar sin frío, y ha destacado la utilidad de ésta y del resto de vacunas españolas que culminen los ensayos y demuestren seguridad y eficacia.

"España es un país solidario; no quiere solo vacunar a españoles, y nuestras vacunas contribuirán a esa expansión y a que las dosis lleguen a todos los rincones del mundo", ha dicho la ministra, que ha valorado el caso de Hipra como un ejemplo de la colaboración entre el sector público y el privado que se debe dar en España y ha asegurado que el Gobierno "acompañará y ayudará" a esta compañía en su salto al exterior para seguir los ensayos.

Consciente de que el nivel de crispación y la confrontación siempre crecen en el último tramo de la legislatura, Morant aboga por sacar esta legislatura de la "normalidad", al haberse consumido todo el tiempo y todo los esfuerzos en superar los efectos de la crisis sanitaria, económica y social causada por la pandemia, y percibe cómo se van poco a poco cerrando algunas de las peores heridas y cómo se van recuperando la economía y el empleo.

Y a diferencia de la crisis de 2008 y de la apuesta que entonces se hizo por la austeridad, la ministra celebra que la receta que han elegido ahora la Unión Europea y el Gobierno de Pedro Sánchez sea la dotación de importantes recursos económicos para favorecer "la transformación y la resiliencia" y ha asegurado que aprovecharán los fondos europeos para transformar el país y avanzar hacia una España "más verde, digital, feminista y cohesionada".

UN SISTEMA QUE NO ESTÁ A LA ALTURA DE LOS CIENTÍFICOS

La ministra ha insistido en ese sentido en la importancia que la ciencia ha tenido para superar la crisis causada por la pandemia y en la importancia que el Gobierno otorga a la investigación en este proceso de transformación.

"La ciencia nos ha aportado certezas y hemos sabido hacerlas llegar a la ciudadanía, que quiere seguir encontrando respuestas a los retos que tenemos como sociedad, pero para eso tenemos que reforzar el sistema científico de nuestro español, que no está a la altura de nuestros científicos".

Morant considera que los científicos españoles son "de excelencia" pero carecen de los mecanismos y de un sistema que les acompañe, y apuesta en ese sentido por aprovechar los fondos europeos para incorporar tecnología puntera y mejorar la dotación material de los centros de investigación, por mantener las tasas de reposición de científicos en el sistema público y su equiparación con otros sectores esenciales (profesores, sanitarios o personal de las fuerzas de seguridad) o por mejorar los sistemas de contratación y reducir la burocracia que tienen que hacer los investigadores.

Entre las principales debilidades del sistema español, la ministra señala la transferencia del conocimiento, y tras observar que España ocupa el décimo puesto del mundo en número de publicaciones pero el trigésimo en innovación, Morant apunta la trascendencia de involucrar al sector privado y de que las empresas asuman que la innovación "es un valor rentable económicamente".

"Si logramos que la cultura de la innovación penetre en nuestra industria, conseguiremos retención y atracción del talento, porque habrá mucha más capacidad de contratación y encontraremos hueco para los investigadores y técnicos en la empresa privada", ha manifestado la ministra, consciente de que hay que superar el "made in Spain" para conseguir el "designed in Spain" y que los centros y empresas españolas se conviertan en "desarrolladores de las tecnologías del futuro".

LA PARTE "BONITA": AHORA HAY DINERO

"La parte bonita es que tenemos dinero para hacer ese cambio y para acompañar a nuestros sectores productivos en ese camino y en esa transformación".

Dos iniciativas pueden, según la ministra, contribuir a allanar ese camino: el Pacto de Estado por la Ciencia que promueve su Departamento para salvaguardar la ciencia de los vaivenes políticos y asegurar presupuestos estables y duraderos a medio y largo plazo, y la modificación de la actual Ley de Ciencia para mejorar el sistema científico, tecnológico e innovador de España.

"El Pacto es una exigencia de la sociedad", ha manifestado a EFE la ministra, quien ha valorado la adhesión de más de ochenta organizaciones científicas, universitarias, empresariales y sindicales y se ha mostrado segura de que contará también con el respaldo de todas las fuerzas políticas para que el acuerdo sea duradero "gobierne quien gobierne" y para que la ciencia se convierta en "la gran bandera patriótica de todos los partidos".

Sobre la reforma de la Ley de Ciencia, Diana Morant ha asegurado que los cambios que se van a introducir van a servir para mejorar la carrera científica, para mejorar la trasferencia del conocimiento y que la investigación repercuta directamente en la vida de las personas, y para mejorar también la "cogobernanza" y que tengan más protagonismo en el sistema los centros de investigación, las universidades o los parques tecnológicos.

Pacto Por la Ciencia y reforma de la Ley, pero la ministra ha insistido a lo largo de la entrevista en alejar la ciencia de la crispación. "Tenemos que salir juntos. La ciudadanía ha hecho un gran esfuerzo durante toda la pandemia, y ahora espera lo mismo de las fuerzas políticas".