EFEMadrid

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha asegurado que la ciencia ha señalado con nitidez cuál es el problema que acecha al Mar Menor y también cuál debe ser la solución.

"La respuesta siempre viene de la ciencia; otra cosa es que después le hagamos caso o no", ha manifestado a la Agencia EFE Diana Morant.

Se ha referido así la ministra al último informe del Instituto Español de Oceanografía (IEO), dependiente de su Departamento, en el que los científicos alertan de la nula capacidad de autorregulación que tiene ya el Mar Menor, pero también de que el problema se puede solucionar si se ataja el problema de los vertidos.

Los investigadores del IEO han concluido un informe en el que señalan que la causa principal del último episodio de mortandad masiva de especies acuáticas se ha debido a la incesante entrada de fertilizantes a la laguna procedentes de la agricultura intensiva y otras actividades humanas en el entorno ribereño.

Diana Morant ha incidido en que las respuestas a muchos de los problemas actuales "están en la ciencia", y ha recordado que el Instituto Español de Oceanografía es un organismo público que, además de la investigación, asesora a las administraciones públicas que lo necesiten, y en este caso ha elaborado un informe para determinar qué está ocurriendo en el Mar Menor.

"Sabíamos que había un problema evidente", ha manifestado la titular de Ciencia e Innovación, y ha observado que los investigadores han corroborado "que lo que está pasando ahí es fruto de la mano del hombre, que está echando ahí vertidos que están rompiendo el ecosistema".

Los investigadores, ha recordado la titular del Departamento de Ciencia, han señalado que esos vertidos están generando algas que están interfiriendo en la oxigenación del agua por la elevada cantidad de materia orgánica que llevan, y que esos vertidos proceden además "de explotaciones agrícolas que están en muchos casos fuera de la legalidad".

"Ahora sabemos que la solución está en atajar esos vertidos", ha manifestado Diana Morant, que ha incidido en que la ciencia ha incidido en la importancia de no romper el equilibrio de salinidad del Mar Menor y descartado por ejemplo la construcción de canales que comuniquen en Mar Menor con el Mediterráneo porque no contribuiría a limpiar el agua de la laguna y sí a empeorar la situación del Mediterráneo.

Y ha insistido: "los investigadores han señalado la causa y las posibles soluciones, y los ciudadanos esperan ahora que la política tome sus decisiones basándose en la ciencia ".