EFEKampala

Un total de 14 personas han fallecido y varias siguen desaparecidas por las riadas producidas por el desbordamiento de ríos y la lluvia que cae sin cesar desde ayer en el distrito de Bundibugyo, en la parte occidental de Uganda, confirmaron hoy a Efe autoridades locales.

"La lluvia comenzó sobre las 5.00 de la mañana (2.00 GMT) de ayer y escuchamos el ruido de piedras acercándose. Alerté a todos en la casa y rápidamente huimos a un punto elevado", explicó a Efe John Byamaka un vecino de Kakogha, situado en este distrito que es fronterizo a la República Democrática del Congo (RDC).

El jefe del distrito, Ronald Mutegeki, que ha participado en las labores de rescate, confirmó este domingo a Efe el número de muertos y explicó que ha dado órdenes a las autoridades locales para que registren los desaparecidos.

"Hemos advertido a la gente del área que se trasladase a otra parte pero no nos han escuchado", explicó uno de los responsables locales, Amos Basiime, que estimó que desde el inicio de la temporada de lluvias en agosto, cuando se comenzaron a producir las inundaciones y desplazamientos de tierra, hay en el distrito más de 4.000 desplazados.

El río Humya se ha desbordado, según Bassime, causando importantes daños a los asentamientos cercanos, y provocando que mucha gente no tenga dónde dormir por el momento.

"Estoy muerto en vida; todos mis documentos académicos se los ha llevado el agua y no sé por dónde voy a empezar de nuevo", alegó Moses Bukntwa, uno de los afectados.

Todos los cuerpos han sido trasladados a la morgue del hospital de Bundidugyo, y los equipos de asistencia siguen trabajando para buscar desaparecidos y conseguir despejar las carreteras para facilitar los traslados.

Las lluvias, más intensas de lo normal, están provocando graves daños y más de 250 muertes en toda la región de África oriental.

En Uganda, al menos 40 personas murieron a principios de octubre en una avalancha de tierra en el distrito oriental de Bududa.