EFEMadrid

En lo que va de año han fallecido 30 menores en entornos acuáticos, respecto a los 20 que murieron el año pasado en el mismo periodo, y otros 69 niños han sido hospitalizados, según el Informe Nacional de Ahogamientos de Menores (2013-2017).

El estudio, realizado con datos recopilados por la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo, la Escuela Segoviana de Socorrismo y la empresa Abrisud, destaca que los ahogamientos de menores de 14 años de los últimos cuatro años equivalen al 47 por ciento de niños muertos en accidentes de tráfico.

Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana son las comunidades más afectadas con 6 muertes registradas este año en cada una de ellas.

Además del número de fallecidos se han registrado 159 incidentes con un resultado de 69 hospitalizaciones, de los que, según el informe, se estima que más del 25 por ciento tendrán secuelas permanentes.

En el periodo analizado (2013-2017), se han registrado 134 fallecimientos de menores por este motivo, siendo Andalucía la comunidad con mayor número de ahogamientos con 30 menores muertos, seguida de Cataluña, con 24, y Comunidad Valenciana con 21.

El 73 % de los ahogamientos infantiles ocurridos son niños frente al 27 % de niñas y el 78 % de los ahogamientos de menores se producen en piscinas domésticas no vigiladas y playas.

El perfil del menor fallecido es el de un niño de 2-4 años que fallece en la piscina doméstica por un descuido en la supervisión adulta, indica el estudio.

Más del 47 % de menores fallecieron en piscinas privadas, un 13 % en piscinas públicas, un 11 % en playas, un 19 % en embarcaderos, canales y puertos y el 10 % restante en diversas localizaciones (contenedores, bañeras...).

Las principales causas son la caída accidental, la falta de supervisión adulta y el incumplimiento de las normas de seguridad.

Según los datos de este informe, este año ha habido 402 fallecidos y 249 ingresados por ahogamientos en entornos acuáticos en 966 incidentes.

Las principales causas en el ahogamiento de adultos son factores de riesgo como la edad, la condición física y la salud; el perfil de fallecido es el de un hombre de más de 65 años que muere en la playa.