EFEMurcia

La Región de Murcia ha registrado 924 nuevos casos por covid-19 este viernes, lo que supone un nuevo registro máximo desde que comenzó la pandemia de coronavirus, con cuatro fallecidos más, y el ejecutivo autonómico ha advertido de que estudia implantar medidas "mucho más restrictivas" la próxima semana.

Con los datos facilitados este sábado tras la reunión del comité de seguimiento del Covid-19, la Región de Murcia ha superado los 10.000 casos activos (10.138) y tiene 427 pacientes por coronavirus ingresados en centros hospitalarios, de los que 77 están en las unidades de cuidados intensivos.

De los 924 nuevos casos, 304 corresponden al municipio de Murcia, 77 a Villanueva, 50 a Molina de Segura, 47 a Cartagena, 42 a Torre Pacheco, 31 a Cieza y 31 a Lorca; además, cuatro personas han fallecido este viernes en la región por covid.

Con estos datos, el epidemiólogo y portavoz del comité de seguimiento del covid-19, Jaime Pérez, ha alertado de que la pandemia es una "verdadera amenaza" para el sistema sanitario, al tiempo que ha augurado el "colapso" sanitario si no se reduce "al mínimo" la movilidad y la vida social para frenar "esta deriva" durante los dos próximos meses.

Pérez ha reconocido que las medidas impuestas y las que se pueden imponer, como haber pedido la validación jurídica del toque de queda nocturno en la comunidad, serán "baldías" sin el cumplimiento de las restricciones y el distanciamiento social por parte de la población.

Tras apuntar que el 75% de los casos positivos está motivado por las reuniones familiares, sociales y de ocio, principalmente por quitarse la mascarilla en estos encuentros, el epidemiólogo ha pedido esperar a la decisión que adopte el Consejo de Ministros convocado para este domingo con relación al toque de queda.

No obstante, ha abogado por consensuar a nivel nacional esta medida, de forma que sea "más útil" y genere menos "distorsiones" en la hora de comienzo, por lo que no ha querido concretar cuál es el horario que plantea el Gobierno regional para iniciar la prohibición de movilidad por la noche.

Tampoco ha querido concretar cuáles son las medidas "mucho más restrictivas" que estudia la comunidad para la próxima semana, aunque sí ha detallado que se basarán en el documento aprobado por la Comisión Interterritorial de Salud celebrado esta semana.

Así, ha valorado la efectividad del toque de queda, mientras que ha puesto reparos a los confinamientos perimetrales de las ciudades, puesto que están cada vez "más discutidos jurídicamente", restringen "derechos fundamentales" y no parecen la iniciativa "más acertada".