EFEMurcia

El Gobierno de Murcia ha aprobado este sábado solicitar al Gobierno la declaración de "zona catastrófica" al quedar toda la comunidad autónoma "gravemente afectada por una emergencia de protección civil en su mayor extensión".

Así lo ha dicho en rueda de prensa el presidente regional, Fernando López Miras, tras una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno, que se ha celebrado en las dependencias del Centro de Coordinación de Emergencias del 112 en Murcia.

López Miras ha señalado que el Ejecutivo ha hecho un balance inicial de daños, que es todavía "muy prematuro", ya que muchas zonas siguen aún anegadas por el agua.

No obstante, ha señalado que la lluvia ha dañado toda la zona de cultivos tanto del campo de Cartagena como del Valle del Guadalentín y ha afectado también a la producción de uva de mesa en el Altiplano y Jumilla, entre otros.

En cuanto a las carreteras, se ha hecho una valoración preliminar de perjuicios cuantificada en unos 25 millones de euros, si bien ha insistido en que la cifra puede variar porque muchas vías siguen anegadas y se desconoce su estado real.

Este sábado permanecen aún cerradas al tráfico 57 carreteras de la red regional, así como centenares de calles y vías en los distintos municipios.

En cuanto a las personas que han tenido que ser desalojadas de sus viviendas, López Miras ha indicado que "son miles", pero no cuenta con un dato concreto, ya que anoche se ha seguido evacuando a personas, principalmente de las áreas de la huerta de Murcia y de Benielk.

Esta mañana han tenido lugar nuevos desbordamientos del río Segura en la pedanía de El Raal, donde el río ya salió de su cauce durante la jornada de ayer viernes, y a primera hora de esta tarde se ha iniciado el desalojo de los vecinos de la Zona Cero de Los Alcázares por el desbordamiento simultáneo de tres ramblas en Torre Pacheco.

López Miras, que tiene previsto visitar a última hora de la mañana el municipio de Los Alcázares, uno de los más afectados, acompañando al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha subrayado la importante labor que está llevando a cabo la Unidad Militar de Emergencias (UME), que ha desplegado a 800 efectivos, una cifra que, por el momento, ha calificado como "suficiente".

Además del imprescindible apoyo que han prestado en las labores de evacuación y salvamento, ha destacado los medios que esa unidad especial puede aportar ahora para las tareas de limpieza, por lo que ha confiado en que estarán más tiempo en la región.

En ese sentido, ha señalado que aunque la comunidad ya no está en alerta, "queda mucho por hacer" y "la situación es dramática", por lo que todas las administraciones deberán coordinar sus esfuerzos, como han hecho hasta el momento, para lograr que "todo vuelva a la normalidad" en el menor plazo posible.

"La situación complicada aún se mantiene, muchas personas están trabajando muy duro para solventarla, y los daños materiales son muy cuantiosos", ha insistido, aunque ha subrayado que, afortunadamente, no ha habido daños personales en la comunidad autónoma y ha trasladado el pésame a los familiares de los seis fallecidos en Albacete, Almería, Granada y Alicante.

Mañana domingo, ha dicho, "empieza la reconstrucción", que consistirá no solo en desalojar el agua, sino también, y principalmente "recuperar las infraestructuras", comenzando por las viviendas y la reposición de agua potable y electricidad en los puntos en los que se han visto afectados esos suministros.

También es fundamental recuperar las infraestructuras de transporte, tanto las carreteras como el ferrocarril y el aeropuerto, que desde esta mañana vuelve a operar con normalidad.