EFEPamplona

Navarra ha alcanzado una nueva cifra récord de positivos en covid-19, al contabilizar 593 entre las 3.651 pruebas PCR y de antígenos realizadas, lo que representa una tasa de positividad del 16,2 % en la jornada de ayer, en que se registraron dos fallecimientos.

Estos datos se han conocido horas después de la entrada en vigor de la Orden Foral por la que se restringe la entrada y salida de la Comunidad Foral y se establece el cierre total de la hostelería y restauración, bingos, salones de juegos y recreativos y el adelanto a las 21 horas del cierre de comercios y espacios de servicios y de ocio.

Según los datos facilitados por el Gobierno Foral los fallecidos son dos hombres de 79 y 82 años que elevan el total de muertes por esta causa a 666.

En la jornada de ayer, en los hospitales navarros, se produjeron 31 nuevos ingresos relacionados con esta enfermedad, dos de ellos en la UCI.

En la red hospitalaria de Navarra permanecen 330 personas ingresadas con COVID-19 (16 más que ayer), 44 de las cuales se encuentran en puestos UCI (seis más que ayer) y otras 50 en hospitalización domiciliaria. Los demás, 236 pacientes, están en planta.

En cuanto a la incidencia acumulada de infecciones por el virus, según los reportes diarios, se sitúa en 26.941.

El Gobierno Foral ha adoptado las nuevas restricciones ante la evolución de la pandemia que conlleva un aumento de las hospitalizaciones, que afecta también a la UCI, y a la vista de que uno de los focos de contagio más relevantes son los encuentros sociales, según el informe del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, al que se alude en la citada Orden Foral.

Entre el 14 y el 19 de octubre se ha identificado desde el Servicio de Rastreo como evento en 1 o más de las personas que forman parte de algún brote el término "Restaurantes y bares" (en 19 brotes), "Restaurantes y bares y reuniones de familiares amigos" (en 3 brotes), "Reuniones de familiares y amigos" (en 59 brotes) y relacionados con "Viajes vacacionales" (en 4 brotes).

La medida adoptada relativa a la restricción de entradas y salidas de la Comunidad Foral se considera "pertinente y necesaria" desde una perspectiva sanitaria y con criterio de salud pública.

La diferencia de la situación epidemiológica y tasas de incidencia acumulada entre Navarra y las comunidades del País Vasco, Rioja y Aragón hacen "imprescindible" establecer un "cordón sanitario" que reduzca al máximo posible la movilidad entre poblaciones y territorios limítrofes, sostiene el Ejecutivo.

Al respecto añade que teniendo en cuenta que las comunidades vecinas se encuentran "en fase claramente ascendente, resulta a todas luces necesario minimizar la movilidad entre territorios y poblaciones".