EFELogroño

Los dos menores que han declarado este miércoles en el proceso que se sigue contra Francisco Javier Almeida como presunto autor del homicidio de un niño de 9 años, Álex, han situado sin ninguna duda al acusado en el parque de juegos de Lardero (La Rioja) del que, según la investigación, se llevó a la víctima el pasado 28 de octubre.

Así lo ha detallado, en declaraciones a los periodistas, la abogada que representa a las acusaciones popular y particular en el proceso, Alicia Redondo, tras esta prueba, que se ha celebrado en el Palacio de Justicia de Logroño, donde los dos menores, que jugaron esa tarde en el mismo parque que Álex, han declarado acompañados de un psicólogo forense y en una sala específica en la que no podían ver al acusado.

Además, ha detallado la abogada, la jueza que instruye el proceso ha decidido que los menores estuvieran protegidos por un biombo, con lo que el acusado solo ha podido escuchar su testimonio, pero no verles.

Se da la circunstancia de que Almeida, que está interno en una cárcel de Segovia desde noviembre pasado, se ha negado hasta el momento a participar en diferentes pruebas, como el volcado de los datos de sus dispositivos electrónicos, pero decidió acudir a la declaración de estos menores, un niño y una niña de 12 años.

Los dos niños están muy afectados por tener que revivir lo sucedido ese 28 de octubre,  según han afirmado sus padres, pero "han situado sin duda al acusado en la plaza" de Lardero donde un grupo de menores, entre ellos Álex, este último disfrazado de la "la niña del exorcista", celebraban una fiesta de Halloween, ha detallado la abogada.

Los niños, ha proseguido, han corroborado lo que ya declararon ante la Guardia Civil y han manifestado que "no era la primera vez" que Almeida, quien estaba en libertad condicional desde abril de 2020 cuando ocurrieron los hechos, trataba de que alguno le acompañara a su casa con alguna excusa, como la de ayudarle a limpiar una jaula de pájaros.

La abogada ha resaltado que los dos menores "han sido muy valientes, aunque estaban muy asustados", y "lo importante es que le ubican en esa plaza momentos antes del rapto de Álex, sentado en un banco".

La letrada cree que "las pruebas son contundentes desde el primer día" contra el acusado, "pero el procedimiento exige una serie de pruebas que hay que hacer y todo va sumando".

El proceso judicial, ha señalado, sigue en fase de instrucción, "hay que esperar a alguna diligencia más" y, "aunque agosto no es hábil, esperamos que no se prolongue mucho más" para dar paso al juicio oral. "Lo que queremos es que todo se resuelva pronto para que los padres de Álex puedan descansar".

Antes de acceder al Palacio de Justicia, los padres de los dos menores han indicado a los periodistas que sus hijos se encontraban "muy mal" por tener que revivir lo sucedido y las familias están "indignadas" porque el acusado haya accedido a estar presente.

"Si es por hacer justicia por Álex, declaramos y hacemos lo que haga falta" para que "nunca más pase algo así", ha insistido la madre de la niña que ha declarado y a la que Almeida ofreció ir a su casa antes que a Álex.

En declaraciones a los periodistas, Gonzalo Martín, tío del niño asesinado, ha afirmado que "la vida continúa, han pasado ocho meses, pero hoy les toca revivir un poco lo que ellos pasaron antes y después del asesinato".

Ha asegurado que los padres de Álex "están mal, pero tiran para adelante porque hay un niño más pequeño en el que se han volcado", aunque "no es fácil", y "ahora tendrían que estar pensando en las vacaciones".