EFEMelilla

El perímetro fronterizo entre España y Marruecos en Melilla ha vivido una noche tranquila después de la jornada de este viernes, en la que se registró un intento de entrada con 18 víctimas mortales confirmadas por las autoridades marroquíes, cifra que varias ONG aseguran que es mayor.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han confirmado a Efe que esta madrugada no se han registrado intentos de entrada irregular a la ciudad, a diferencia de los dos días anteriores, en los que hubo presión migratoria en la valla fronteriza.

Este viernes, unos 2.000 inmigrantes de origen subsahariano trataron de acceder a Melilla desde las 6.40 horas, de los cuales lograron llegar unos 500 hasta el paso fronterizo de Barrio Chino, donde rompieron una de las puertas de acceso y 133 en total accedieron a la ciudad de manera irregular.

Autoridades marroquíes confirmaron ayer que 18 inmigrantes perdieron la vida en este intento de entrada, aunque AMDH Nador y Helena Maleno, activista de Caminando Fronteras, elevan la cifra a 27, según informan en sus respectivos perfiles de Twitter.

En el lado español, el salto a la valla de Melilla provocó 106 heridos leves, 49 agentes de la Guardia Civil y 57 inmigrantes, de los cuales tres tuvieron que ser trasladados al Hospital Comarcal.