EFENueva Delhi

El Gobierno de Nueva Delhi anunció este jueves la imposición de un toque de queda durante todo el fin de semana próximo, después de que la capital nacional reportase 17.828 nuevos positivos por coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra diaria más alta desde el inicio de la pandemia.

"Se ha decidido que se impondrá de un toque de queda el fin de semana en Delhi" para "romper la cadena de transmisiones", informó el jefe de Gobierno de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, en un vídeo publicado en su cuenta oficial de Twitter.

Kejriwal argumentó en el comunicado que "los días de semana la gente tiene que salir para ganar dinero" mientras que los fines de semana se aprovechan "para el entretenimiento y la realización de actividades que se pueden restringir".

El toque de queda entrará en vigor a las 22.00 horas del viernes (16:30 GMT) y finalizará a las 05.00 horas del lunes (23.30 del domingo GMT), según una orden gubernamental publicada tras el anuncio.

Más allá del confinamiento este fin de semana, las autoridades delhíes decretaron el cierre total hasta el próximo día 30 de abril de todos aquellos servicios considerados no esenciales, entre los que se incluyen restaurantes, gimnasios y centros comerciales. También y limitaron la capacidad de las salas de cine al 30 %.

Los servicios de transporte aéreo y terrestre permanecerán disponibles para facilitar los desplazamientos de extrema necesidad, así como los servicios de comida a domicilio.

Las bodas se podrán seguir celebrando siempre y cuando se respeten la normas de aforo y seguridad, según las autoridades.

Estas restricciones se suman al toque de queda nocturno decretado hace diez días en Nueva Delhi hasta finales de mes ante el avance de una segunda ola en el país que avanza a mayor velocidad que la primera, y que superó este jueves la barrera de los 200.000 casos.

La cifra total de infecciones en todo el país desde el inicio de la pandemia alcanza hasta los 14 millones, lo que mantiene a la India como la segunda nación más afectada por detrás de Estados Unidos (con 31 millones).

El país también superó en la última jornada el millar de muertes, 1.038, lo que ha dejado escenas en el país de morgues abarrotadas o cadáveres en el exterior de los hospitales, mientras los espacios de cremación continúan sobresaturados en un país que ya contabiliza 173.123 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Como la única salida a largo plazo a esta crisis se presenta la bautizada como la mayor campaña de vacunación del mundo, con más de 114 millones de dosis administradas desde su lanzamiento en enero, de las cuales 3,3 millones se suministraron en la última jornada.