EFESídney (Australia)

Nueva Zelanda anunció este viernes la suspensión efectiva desde esta noche y durante al menos ocho semanas de la burbuja aérea de viajes con Australia a raíz del rebrote de la covid-19 en el país vecino.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, argumentó que en Australia “hay múltiples brotes, y en diferentes etapas de contención, que han forzado el cierre en tres estados" para tomar la decisión y evitar un "riesgo para la salud de los neozelandeses".

La burbuja de viajes, que permitía los desplazamientos entre ambos países libre de cuarentenas, se puso en funcionamiento en abril, aunque las autoridades de ambos países se reservaron la posibilidad de suspenderla completa o de manera parcial ante el escenario de nuevos rebrotes.

Ardern apuntó que todavía permitirán durante una semana a los neozelandeses y residentes permanentes regresar al país pero deberán presentar un reciente resultado negativo en las pruebas de la covid-19 y aquellos que hayan estado en Nueva Gales del Sur, epicentro del brote en Australia, tendrán que guardar cuarentena por dos semanas.

Alrededor de la mitad de los más de 25 millones de habitantes de Australia, entre ellos los residentes de las ciudades de Sídney y Melbourne, se encuentran bajo estrictas restricciones para salir a la calle a raíz de un rebrote vinculado a la variante delta.

A pesar de las medidas decretadas, las diferentes autoridades sanitarias regionales anunciaron este viernes 136 infecciones locales y un fallecido en Nueva Gales del Sur, confinada hasta el 30 de julio, y 14 infecciones locales en Victoria, en aislamiento hasta el día 27.

Además de estas dos regiones, las autoridades de Australia del Sur, que hoy anunció un nuevo contagio, también han adoptado medidas similares hasta el próximo martes.

Australia, que implementa una férrea y rápida política de confinamientos al detectar brotes del virus, acumula más de 32.500 casos y 916 fallecidos desde el inicio de la pandemia.