EFEGinebra

Más de 130.000 personas han dejado sus hogares en las localidades nororientales sirias de Tell Abiad y Ras al Ain desde que a mediados de esta semana comenzara la ofensiva turca en la zona, informó este domingo la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Algunos de ellos fueron recibidos por sus familiares en otras localidades, pero muchos se han guarecido en escuelas o refugios colectivos en ciudades como Tal Amr, Hasakeh o Raqa (la que fuera capital de facto del Estado Islámico hasta 2017), señala Naciones Unidas.

Según la oficina humanitaria de la ONU, unas 400.000 personas en la zona podrían necesitar asistencia y protección en los próximos días.

Naciones Unidas también alertó de que los hospitales públicos y privados de Ras al Ain y Tell Abiad cerraron sus puertas el viernes, 11 de octubre, y que más de 400.000 personas han quedado sin abastecimiento de agua en la zona de Hasakeh, incluidos 82.000 habitantes de los campos de refugiados de Al Hol y Areesha.

Turquía inició el miércoles una operación militar en Siria, después de que Estados Unidos anunciase la retirada de sus tropas de la zona, donde hasta ahora habían dado respaldo a las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG).

El sábado el ejército turco tomó el centro de Ras al Ain, población ubicada junto a la frontera siria.