EFERoma

La ONG española Open Arms pidió hoy urgentemente un puerto para desembarcar ante la inminente llegada del mal tiempo y tras trasladar a su velero, el Astral, a los 110 migrantes que había puesto a salvo durante la noche en varias balsas salvavidas en el Mediterráneo central, cerca de las aguas territoriales de Libia.

El jefe de misión, Gerard Canals, explicó en un vídeomensaje a bordo del Astral que la Guardia Costera tunecina había pedido que subieran al barco a los 110 migrantes, después de que varios de ellos se hubieran arrojado al mar a su llegada ante el temor de ser devueltos a África.

"Pedimos a las autoridades que nos dejen desembarcar urgentemente antes de que empeoren las condiciones meteorológicas", instó Canals ante las previsiones de que se formarán tormentas en los próximos días.

El jefe de la misión explicó que el velero localizó anoche una barcaza en pésimas condiciones con cerca de 110 personas y, tras repartir los chalecos salvavidas, el peso del agua filtrada hizo que la embarcación volcase y sus ocupantes cayeran al mar.

"Durísimo trabajo para recuperar a los náufragos del agua en tres balsas salvavidas del Astral. Desconocemos si se ha perdido alguna vida. Todos sabían que esto llegaría a pasar. Negación de auxilio", denunció previamente el fundador de la ONG, Oscar Camps, en las redes sociales.

Tras la llegada de una lancha de la Guardia Costera tunecina, algunos migrantes saltaron al mar para evitar ser devueltos a África y los cooperantes del Astral los rescataron y ahora se encuentran todos ellos a bordo del velero.

Además, el Ocean Viking, de la ONG SOS Méditerranée, navega con 296 personas -entre ellas un herido que ha sido evacuado por la Guardia Costera italiana-, a la espera también de que las autoridades europeas le concedan un puerto en el que desembarcar una semana después del primer rescate.

La Organización Mundial de las Migraciones (OMI) informó hoy de una operación de búsqueda frente a las costas tunecinas para localizar a 76 personas migrantes desaparecidas de un barco que partió desde la localidad libia de Zouara.

Italia es el único país donde desembarcan las naves humanitarias que rescaten inmigrantes en el Mediterráneo central y en lo que va de año y hasta este martes, 24 de mayo, han llegado a las costas del país 17.863 migrantes, frente a los 13.765 que lo hicieron en el mismo periodo del pasado año, según datos del Ministerio italiano del Interior.