EFESantiago de Compostela

La Xunta ha decidido, como recoge el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicado tres minutos antes de esta medianoche, mantener, e incluso ampliar, los cierres perimetrales en la comarca de Ourense, donde el riesgo por la covid-19 sigue siendo elevado, razón por la cual incluso O Carballiño, O Irixo y Boborás cerrarán todas las actividades no esenciales durante al menos 14 días.

El boletín detalla que en la capital provincial hay "notificación continua de casos diarios" y en Barbadás, ayuntamiento colindante, ha ocurrido lo mismo durante todas las últimas jornadas a excepción de una, de manera que el virus sigue "sin estar bajo control, ya que tanto el aumento de la incidencia como el porcentaje de positivos entre las pruebas realizadas aún muestran valores" de peligro alto.

Verín, Vilardevós y Oímbra verán restringida su movilidad desde este jueves, al igual que ocurre con Ourense y Barbadás, y con Carballiño, O Irixo y Boborás, donde también están blindadas las entradas y salidas, en todos los casos con el propósito de "controlar la irradiación" del pequeño agente infeccioso causante de la pandemia.