EFELima

Una escultura de madera en perfecto estado de conservación ha sido hallada en el centro arqueológico de Chan Chan, considerada la ciudad de barro más grande de América, ubicada en el norte de Perú, informó este martes el Ministerio de Cultura en un comunicado.

Los investigadores de los trabajos de excavación de la tercera etapa del proyecto de "Recuperación de la Huaca Takaynamo del Complejo Arqueológico Chan Chan", señalaron que la escultura mide 46 centímetros de largo y 16 de alto y representa una figura humana con un gorro de corte trapezoidal decorado con siete bandas verticales de colores claro y oscuro alternos.

El hallazgo fue encontrado en la huaca Takaynamo, asociado a la cultura chimú, que habitó entre los siglos XII y XV en el norte de Perú, lo que en la actualidad ocupa la provincia de Trujillo, en el norteño departamento de La Libertad.

El arqueólogo y jefe de la Unidad de Investigación, conservación y Puesta en Valor del Proyecto Especial Arqueológico Chan Chan, Arturo Paredes Núñez, explicó que el rostro de la escultura es plano, de corte ovalado y está pintado de color rojo.

También que la nariz, de perfil recto, sobresale al plano del rostro y tiene ojos almendrados y orejas circulares que exhiben desnivel, donde se conserva una resina de color negro que habría servido para fijar placas de nácar.

Indicó que esta pieza arqueológica ha sido documentada en un contexto secundario, que alude a un personaje que aparece como cargador de andas, es decir quien llevaban en alto a sacerdotes, dignatarios u objetos sagrados.

Su torso, brazos y manos parecen haber estado pintados de rojo y en el pecho se observan manchas circulares oscuras.

Además, el personaje lleva faldellín de corte triangular, cuyo borde está decorado con pequeñas bandas rectangulares, similar a las del tocado, sus piernas son rectas y los pies ligeramente separados, y la porción anterior de ellos ha sido parcialmente cortada.

El Ministerio de Cultura también detalló que, junto a la escultura, se han recuperado semillas de nectandra que debieron conformar un collar, de hecho alguna de ellas presenta hilo insertado y bajo la escultura se registró un pequeño bolso de color negro con decoración lograda por hilos de color marrón y blanco.

"Nuestro país podría vivir tan solo de la puesta en valor de sus monumentos (arqueológicos). Tenemos cantidad, variedad de sitios con características excepcionales", sostuvo la viceministra de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, Janie Gómez.