EFEParís

La OCDE señala la fractura que hay en Brasil y España en disponibilidad de herramientas digitales entre las escuelas más y menos favorecidas, en un nuevo informe PISA en el que subraya que habría que garantizar medios en los centros para que todos los alumnos tengan las mismas oportunidades.

En un comunicado publicado este martes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que en Brasil mientras un 68 % de los estudiantes de un centro favorecido tienen acceso a herramientas digitales consideradas suficientes por su director, el porcentaje baja al 10 % en los colegios desfavorecidos.

En el caso de España, la diferencia es de 40 puntos porcentuales, con un 70 % en las primeras escuelas y un 30 % en las segundas, según la organización, que destaca estos dos países para ilustrar esa desigualdad y la relaciona con los problemas educativos con la crisis del coronavirus y la necesidad del aprendizaje en línea.

"Esta crisis ha puesto en evidencia las numerosas fallas y desigualdades de los sistemas educativos en el mundo", señala el responsable de PISA, Andreas Schleicher.

"Los jóvenes desfavorecidos se ven particularmente afectados y cada país debería redoblar los esfuerzos para garantizar que todos los establecimientos escolares disponen de los recursos que necesitan para que cada alumno tenga las mismas oportunidades de aprender y de salir adelante", añadió Schleicher.

Este nuevo informe PISA se ha elaborado a partir de las respuestas dadas en 2018 por profesores y directores de los centros escolares, en un cuestionario que se les planteó en paralelo a los test que se hacían a los alumnos de 15 años en 79 países.

Los autores del informe indican que los países con buenos resultados de los alumnos en comprensión lectora son aquellos en los que las diferencias en recursos materiales de centros escolares favorecidos y desfavorecidos tienden a ser menores.

Sin embargo, en contra de lo que se pudiera esperar, las escuelas más favorecidas tienden a tener menos ordenadores por estudiante que las menos favorecidas. Ese fenómeno de discriminación positiva ocurre en particular en Islandia, Corea del Sur, Letonia, Lituania y Taipei.