EFELisboa

La incidencia a 14 días en Portugal se sitúa en los 418,3 casos por 100.000 habitantes, en una jornada en la que el país notificó por segundo día consecutivo 16 muertes por covid-19, lo que supone cifras máximas de los últimos cuatro meses.

Según el boletín de la Dirección General de Salud (DGS), la incidencia a nivel nacional pasó de 409 a 418 casos en los últimos dos días, mientras que si se tiene en cuenta sólo la situación en el Portugal continental, dejando de lado los archipiélagos de Madeira y Azores, este indicador se eleva hasta los 430 casos.

Las autoridades notificaron además 3.794 nuevos contagios, ligeramente por encima del dato de hace una semana.

En total, desde que empezó la pandemia, Portugal -que tiene más de 10 millones de habitantes- suma 947.038 casos confirmados del virus y 17.264 decesos.

En los hospitales, tras los aumentos del último mes, la situación se mantiene estable con 855 personas ingresadas (cinco menos que el día anterior), de las que 178 están en cuidados intensivos (sin cambios).

Los nuevos contagios se detectaron sobre todo en Lisboa y Valle del Tajo, la región epicentro de la cuarta ola del virus que vive el país impulsada por la variante delta, y en el Norte.

SUPERADO EL PICO EN LISBOA

El Gobierno sostiene que en Lisboa ya se ha superado el pico de casos de esta ola y la situación se estabiliza, por lo que se acerca el momento de "cambio de políticas" y tiene previsto revisar las restricciones el próximo 27 de julio.

Actualmente, Portugal exige una prueba negativa o un certificado digital para acceder a hoteles y alojamientos turísticos en todo el país.

Además, en 116 municipios de riesgo alto o muy alto (26 más que hace una semana), entre los que figuran Lisboa, Oporto y Faro, este requisito es necesario para acceder al interior de restaurantes desde las 19.00 horas del viernes y durante todo el fin de semana.

En estas localidades también hay toque de queda desde las 23.00 hasta las 05.00.

Este viernes se anunció además que en estas localidades se va a permitir la apertura de casinos, bingos y establecimientos similares, que permanecían cerrados, bajo exigencia de certificado digital o test negativo.

Mientras tanto, prosigue la vacunación: casi la mitad de la población portuguesa ya tiene la pauta completa y se espera llegar al 70 % entre el 5 y el 12 de septiembre, dijo este viernes el coordinador, el vicealmirante Henrique Gouveia e Melo.

Además, desveló que el país va a recibir sólo 200.000 de las 600.000 dosis de Janssen que estaban previstas para agosto debido a un retraso.