EFEBarcelona

El presidente de AstraZeneca en España, Ricardo Rafael Suárez, ha defendido que su vacuna contra la covid, Vaxzevria, es la que "ha salvado más vidas a nivel mundial", y ha avanzado que la estrategia ahora pasa por seguir vacunando a la población general y ofrecer más protección a los inmunodeprimidos con medicamentos profilácticos.

En una entrevista con Efe, el máximo responsable en España de la farmacéutica británica defiende así uno de sus productos estrellas, Vaxzevria, una vacuna que sin embargo ha perdido notoriedad frente a las de Pfizer y Moderna, y, de hecho, el Ministerio de Sanidad ha dejado de administrarla de forma generalizada.

"En tiempos de mucha incertidumbre, la mejor vacuna es la que se usa y no hay vacuna mala, pues todas las que se usan contra la covid suponen dar vida y oportunidades a los pacientes para sobrevivir a la peor pandemia que hemos vivido todos", ha destacado este directivo, natural de Estados Unidos y que llegó a España en septiembre de 2020.

Ha enfatizado que la farmacéutica contribuyó a "poner más de 10 millones de dosis a los españoles", mientras que, una vez el Ministerio de Sanidad priorizó Pfizer y Moderna para los segundos pinchazos, AstraZeneca trabajó entonces con el Ejecutivo central para que las restantes (31 millones) se donaran a otros países, por ejemplo de Latinoamérica.

Gracias a esta expansión internacional, "es la vacuna que ha salvado más vidas a nivel mundial -con más de 2.000 millones de dosis distribuidas-, porque no hay otra vacuna que haya llegado a más de 170 países como la de AstraZeneca", ha remarcado Suárez.

En cuanto a la situación actual de la pandemia, el directivo ha pedido rehuir la "falsa sensación de seguridad" por el hecho de que la variante ómicron sea mayoritariamente leve, pues precisamente lo es gracias a que la mayor parte de los que se contagian están vacunados y, en este sentido, ha avisado de que habrá que seguir administrándose inyecciones de refuerzo.

Ha asegurado asimismo que la farmacéutica estará "al lado del Gobierno" para tomar las mejores decisiones en este nuevo estadio de la pandemia, en el que ha opinado que hay que trazar una estrategia que asegure, por un lado, que la población general se va a seguir vacunando y, por el otro, que se protege a los más vulnerables.

Uno de los principales problemas es que hay personas inmunodeprimidas, como las trasplantadas, que incluso con la cuarta dosis de vacuna "no están protegidas" y, en estas situaciones extremas, el fármaco Evusheld de AstraZeneca aporta una protección adicional, ha destacado el ejecutivo de la multinacional.

El Ministerio de Sanidad adquirió a principios de año 30.000 dosis de este fármaco, que se administra como profilaxis preexposición, es decir, la toman los pacientes indicados de forma preventiva, sin necesidad de que estén contagiados, para evitar sufrir una covid grave.

Está indicada para personas con condiciones de riesgo y con respuesta inadecuada a la vacunación, y aquellas en las que se contraindica la vacunación y tienen muy alto riesgo de enfermedad grave por SARS-CoV-2.

Suárez ha enfatizado que la estrategia de AstraZeneca pasa por asegurar que "más pacientes" tengan acceso a Evusheld, junto con el estudio de eventuales nuevas variantes de riesgo y posibles adaptaciones de Vaxzevria.

Más allá de la covid, el director ejecutivo ha subrayado que España es un país "estratégico" para AstraZeneca y por ello ha pronosticado que habrá "más crecimiento" de la actividad de la farmacéutica en este país en los próximos tiempos.

El pasado lunes, AstraZeneca y el Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO) anunciaron un nuevo programa con el nombre del desaparecido oncólogo Josep Balsega para promocionar talento investigador contra el cáncer, con una inversión de 6 millones de euros.

"El talento científico es nuestro futuro y queremos darle el espacio y la oportunidad para que nos enseñen lo que están estudiando", ha destacado Suárez.

La idea del programa es que, en un primer periodo de cuatro años, se financien e inicien "estudios nuevos disruptivos para encontrar las nuevas moléculas del futuro, pero no para un producto o un tipo de cáncer en concreto, sino abierto a todas las posibilidades", ha subrayado.

Otra de las apuestas de AstraZeneca, a través de la filial Alexion, es la creación de un nuevo centro de investigación dedicado a ensayos clínicos sobre enfermedades raras, que se abrirá en Barcelona y supondrá la creación de un centenar de puestos de trabajo.