EFECádiz

La Policía Nacional ha detenido a quince personas que formaban parte de una red dedicada a abastecer de combustible a las narcolanchas en el Estrecho de Gibraltar y de facilitar comida, ropa e incluso relevos a sus tripulantes.

Más de 170 agentes han participado desde primera hora de este martes en un amplio dispositivo puesto en marcha en La Línea de La Concepción, y en especial en el barrio de La Atunara, para acabar con esta red.

El dispositivo, durante el que se ha descubierto en la zona del Zabal un almacén con numerosos bidones de combustible vacíos, forma parte de la Operación Gas-oil, una investigación que la Policía Nacional puso en marcha en 2018, cuando detectó la existencia de una red de apoyo y logística a las narcolanchas y sus tripulaciones, según ha informado la Policía.

Esta red se ocupaba de surtir desde embarcaciones tipo patera gasolina, comida, ropa o incluso relevos a los tripulantes de las narcolanchas mientras aguardaban en alta mar hasta encontrar el momento idóneo para trasladar el hachís cargado en Marruecos a las costas españolas.

Entre los meses de noviembre y mayo, los agentes arrestaron a tres personas e incautaron más de 5.000 litros de gasolina, así como 1.600 kilos de hachís que se localizaron en dos embarcaciones.

Más de 170 agentes han participado en una nueva fase de esta operación en la que se han detenido a más de quince personas de la misma red y en la que se han registrado 19 viviendas e inmuebles.

Los detenidos serán acusados de los delitos de organización criminal, contra la salud pública y algunos de ellos por blanqueo de capitales.

Según ha explicado la Policía, los investigados formaban parte de "un entramado totalmente organizado desplegado por toda la localidad de La Línea de la Concepción", aunque fundamentalmente en la barriada de la Atunara.

La Policía explica que la operación desarrollada este martes ha sido "uno de los mayores dispositivos establecidos en la zona del Campo de Gibraltar" en la lucha contra el narcotráfico y ha permitido "un serio golpe a la infraestructura logística" de las redes de tráfico de hachís que operan en el Estrecho.

El dispositivo forma parte del plan especial para luchar contra el narcotráfico en el sur de España puesto en marcha en 2018 por la Secretaría de Estado de Seguridad.

Dentro de esa estrategia, la Policía Nacional se ha centrado principalmente en erradicar los sistemas de infraestructuras y logística de las organizaciones instaladas en la zona.

A ese objetivo ha respondido la Operación Gas-oil, que sucede a otras como la Operación París, la Operación Trou o la Operación Mezquita, con las que se han desmontado redes de zulos para ocultar los alijos o sistemas de comunicación que dan cobertura a las redes.

La investigación y las actuaciones policiales de la Operación Gas-oil están declaradas secretas por el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de La Línea.