EFEMoraira (Alicante)

La policía judicial de la Guardia Civil registra en Moraira (Alicante) la inmobiliaria del holandés de 59 años que ayer confesó haber asesinado a su pareja sentimental, rumana de 36, antes de arrojarla a un contenedor.

En un vehículo camuflado del instituto armado, a las 11.15 horas el detenido ha llegado esposado y con el rostro oculto bajo una chaqueta a la inmobiliaria de su propiedad, situada en el número 2 de la calle Madrid de Moraira, para que el registro se desarrolle en su presencia.

Le han custodiado agentes de la Guardia Civil, que en estos momentos revisan el interior delante del arrestado, justo cuando se cumplen 24 horas desde que se entregara y confesara haber degollado a su pareja aunque sin que hasta ahora haya trascendido si el asesinato se cometió en un domicilio o en otro sitio, sin que se descarte que fuera el interior de esta inmobiliaria.

La policía judicial, entre ellos varios agentes de la brigada científica ataviados con monos blancos, ha introducido en el local diverso material, incluidos focos, para recabar datos dentro de una investigación que un juzgado de Dénia ha declarado secreto de sumario.

El registro es una parte fundamental de la investigación antes de que el hombre, A,R.M.K., pase a disposición judicial en el plazo de 72 horas, lo cual es "muy improbable" que ocurra hoy, según fuentes consultadas de la Guardia Civil.

El crimen ocurrió el pasado domingo por la noche pero se descubrió el lunes sobre las 8:00 horas cuando operarios del servicio de limpieza observaron rastros de sangre dentro de un contenedor, donde estaba la víctima degollada envuelta en una colcha y vestida con ropa de calle.

La mujer presentaba heridas defensivas en los antebrazos y 24 horas después se entregó el presunto autor, su pareja, que en el cuartel de la Guardia Civil confesó los hechos.

El detenido contaba con antecedentes de violencia machista e, incluso, tuvo una orden de alejamiento hacia la víctima, ya caducada, según fuentes próximas a la investigación.