EFEMadrid

El temporal de origen polar que esta semana ha azotado la península, con especial incidencia en la mitad norte, donde se han registrado importantes nevadas y se han desplomado las temperaturas a valores invernales, comienza a remitir, aunque la nieve aún dificulta la circulación en 81 carreteras secundarias.

Diecinueve de esas vías están totalmente cerradas al tráfico y diez son puertos de montaña, y en 50 carreteras es obligatorio el uso de cadenas, según informa la Dirección General de Tráfico (DGT), que destaca que las principales dificultades se encuentran en las carreteras de Asturias, León, Cantabria y Huesca.

Por comunidades autónomas, Asturias es la que más vías mantiene cerradas al tránsito: la AS-112 en el Puerto de San Isidro, la AS-117 en Tarna, la AS-348 a la altura de Connio, la As-212 en Tormaleo y la AS-364 en el alto de La Marta.

En otras siete carreteras asturianas de la red secundaria está prohibida la circulación a camiones, vehículos articulados y autobuses y es obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno, entre ellas, la AS-228 en Ventana, la AS-15 en Cerredo y la AS-213 en Leitariegos.

En Castilla y León, la provincia más azotada por la nieve es León, con una veintena de vías afectadas, seis cerradas: LE-126 en Fonte da Cova, LE-142 en Acebedo, LE-481 a la altura de San Emiliano, LE-491 en Cabrillanes, LE-233 en Besande y LE-321 en Cerulleda.

En la LE-333, a su paso por Puebla de Lillo, la LE-234 en Puente Almuhey y la LE-723 en Vega de Valcarce, es obligatorio el uso de cadenas, mientras en otras siete vías secundarias está prohibida el tráfico a camiones.

En el resto de provincias castellano-leonesas, apenas hay carreteras cortadas, salvo en la provincia de Burgos, donde sigue interrumpido el tráfico en los puertos de Estaca de Trueba y Lunada.

En Huesca, las nevadas dificultan la circulación en la N-330, a la altura de Jaca, Candanchu y Villanua, y en la N-260, en Broto, donde se obliga a usar cadenas, que también deben utilizarse en otra decena de carreteras, entre las que figuran la A-2606, en Panticosa, la A-136, en Biescas, y la A-1602, a su paso por Berdun.

Cantabria, también se ha visto muy afectada por este temporal, aunque durante la últimas horas la reducción en el número e intensidad de las nevadas ha propiciado, que sólo dos vías permanezcan cerradas: los puertos de Lunada y Estacas de Trueba.

Según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la complicada situación meteorológica tiende a remitir en las próximas horas por el desplazamiento de la bolsa de aire frío sobre la península, que dará lugar a una situación de tiempo más estable.

Este sábado la cota de nieve de en el noroeste ha ido subiendo hasta situarse entre 1.000-1.200 metros, mientras que en Galicia, Navarra, Cantábrico, alto Ebro y Pirineos las nevadas darán paso a la lluvia y en el resto de España la jornada, en general, ha sido más tranquila y sin lluvias, salvo alguna nota ligera en zonas de montaña del norte.

Para mañana, sólo Huesca (Aragón), Burgos, León y Soria (Castilla y León), Lleida (Cataluña), Navarra y La Rioja tienen activado el aviso amarillo (riesgo) por nevadas por encima de los 900-1.200 metros.

La DGT ofrece información actualizada del estado de todas las carreteras afectadas en la dirección http://www.dgt.es/es/el-trafico/carreteras-hielo-nieve/index.shtml.