EFEMelilla

La Guardia Civil ha rescatado hoy a 30 inmigrantes de origen subsahariano que trataban de llegar a Melilla en una patera, entre ellos 5 mujeres y dos menores de edad, y ha detenido a dos de los ocupantes de la embarcación, el patrón y otro que dificultó las labores de rescate.

La Delegación del Gobierno en Melilla ha informado de que esta operación de rescate ha sido difícil debido a las malas condiciones del mar por el fuerte viento y la "rebelión" a la que incitó uno de los inmigrantes, que ha sido detenido.

En una nota de prensa, la Delegación del Gobierno ha explicado que la patera, con 30 inmigrantes subsaharianos a bordo -28 de ellos adultos, de los que 5 eran mujeres, más dos menores, uno de 3 años y otro de 17- fue avistada a las 5.50 horas por la Guardia Civil cuando se aproximaba a Melilla.

Dos embarcaciones de Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) acudieron a las proximidades de la playa de Horcas Coloradas para prestar auxilio a la patera.

Según la Delegación, los hechos más graves se produjeron cuando los GEAS se acercaron hasta la patera, momento en que uno de los inmigrantes, que mantenía una conversación a través de un móvil, optó por rajar la neumática y empezó a gritar, "incitando al resto de los ocupantes a la rebelión contra los guardias y forzándoles a que se tiraran al agua".

La lancha no se hundió, pero la mayoría de los inmigrantes tuvieron que ser rescatados tras tirarse por la borda a pesar de las malas condiciones del mar y el fuerte viento.

La Delegación afirma que "la tensión alcanzó sus momentos más extremos", en medio de la confusión, los gritos de los ocupantes y la escasa visibilidad, al desconocerse qué estaba pasando con el niño de 3 años, "que incluso llegó a ser objeto de amenazas iniciales con ademanes de tirarlo al agua".

La Guardia Civil pudo rescatar en buen estado a todos los inmigrantes, a los que la Cruz Roja prestó una rápida asistencia.

Sólo una mujer, que presentaba un cuadro de ansiedad y síntomas de hipotermia, tuvo que ser trasladada al Hospital Comarcal de Melilla.

Tanto el patrón de la embarcación como el inmigrante que actuó de instigador y dificultó las labores de rescate han sido detenidos y serán puestos a disposición judicial.