EFEA Coruña

La actividad es frenética esta noche en las playas de A Coruña, pues en la víspera de la festividad nocturna de San Juan son numerosas las personas que han acudido al Orzán a asegurarse una parcela para la celebración de esta verbena popular, en la que se recupera la normalidad tras dos años de restricciones.

Las playas coruñesas y de otros lares volverán a arder, habrá multitud de hogueras por el país y barbacoas, churrascadas, y sardinas, ya sea en establecimientos hosteleros o en reuniones de amigos y familiares.

En la ciudad coruñesa esta fiesta ostenta desde 2015 la distinción de interés turístico internacional.

La tradicional falla ya está terminada en Riazor y la quema se producirá diez minutos antes de la medianoche, para a continuación dar paso a los fuegos artificiales.

El baño quedará prohibido desde las diez y los festejos deben terminar antes de las seis de la madrugada, cuando empezará la limpieza.